A Gloria y a Carmen.

“Si dices blanco, yo digo negro
Si dices rojo, yo digo azul,
Siempre diré lo contrario que tú

Dos no riñen si uno no quiere
Pero yo lo haré hasta el fin
Diré no si tú dices que sí

Dos españoles, tres opiniones
No marques mi compás, amigo
Si vas delante, iré detrás
Antes que contigo”.
Dos españoles, tres opiniones«).

Reivindicadas desde años por la progresía (Guerra y Aute entre ellos) y por la intelectualidad más fiable (el poeta J. M. Caballero Bonald les produjo Heliotropo), reconocidas por la intelligentsia mediática ( la revista RockdeLux otorgó a su disco póstumo En familia el galardón de mejor disco del año compartido con otro del iconoclasta Jaume Sisa), elevadas al altar por la facción más poética del indie español (algunos que pertenecieron a aquello quedado en llamar Donosti sound llevados por la efusividad más incontenible aúpan Taquicardia al Olimpo de los mejores discos del siglo XX), amadas hasta el paroxismo por la legión de fieles incondicionales que hasta tienen foros exclusivamente dedicados a ellas, estas brujas buenas, estas duendecillas soñadoras e ilusionistas (a pesar de sus edades ya maduras), estas maravillosas poetisas han sembrado de gloria el panorama pop nacional.

Dos españoles, tres opiniones

Eclécticas en cuanto a lo musical, se han servido del rock, del pop, de las nanas, del jazz, del music hall, del country y hasta de los aires magrebíes para llevar a cabo su odisea musical, su imaginario mundo de duendes y brujas buenas, de amores incomprendidos y nanas eternas. Pero es en sus letras, en su literatura preñada de poesía, impregnada de lucidez y de maravillosa sencillez donde mejor que nadie que conozco y con más economía de medios han retratado el presente gris del funcionario («La funcionaria»), el dolor del desamor («Pasos en falso», «Cartas de amor«), la amargura de la esposa ninguneada, desencantada pero todavía enamorada y consciente de su desdicha, podrida en el armario, algo sólo para pasar el rato («Cero a la izquierda«), la ecología desconfiada de la política con aromas aflamencados («Doñana«) y la realidad de estrellitas precoces despojadas de todo candor y fortuna («La niña precoz«).

Han cantado mejor que nadie las nanas y al amor inocente; han rendido homenaje a sus ídolos de libertad y juventud («Quiero ser un Rolling Stone«), al primer amor («Nana a una estrella recién nacida«, «Habanera del primer amor«); han denunciado brillantemente, como ellas sólo saben hacerlo, la estupidez y la soledad que conlleva el pecado de la avaricia («Fulgencio Pimentel«); han llenado de dulzura y caramelo la geografía de su país que también es el nuestro («Caramelo de limón«); han llevado a sus últimas consecuencias, con orgullo, la defensa de la propiedad individual por pequeña que fuera («Un metro cuadrado«) y han hecho suya la bandera de la defensa de los animales, esos seres que ellas personifican hasta el extremo de hacerlos hablar y llamarlos por sus nombres («Díme Félix«, «La ballena azul«, etc). Especialmente brillantes estuvieron cuando reflejaron la existencia de personajes marginales, de parias lisiados, de señoritas bien obligadas a casamientos indeseados e inaceptables («Mari Luz«).

“Astro rutilante de la gran pantalla,
fascinante y cínico playboy de playa,
campeón olímpico con 10 medallas,
hábil político donde los haya,
magnífico varón vencedor mítico de 100 batallas.
Así era Juan …en su imaginación
Que le hacía olvidar su condición ,
para escapar de su rincón despegar de su rincón
Para volar , volar para…olvidar”.
Alas de algodón«).


Siendo todo esto, no mucho sino muchísimo, de una capacidad y aptitud artística extraordinaria, hay tres canciones que hacen emerger la obra vainiquesca como objeto de tratado sociológico. Tres excelsas canciones que diseccionan a la perfección, que muestran y que revelan de forma apabullantemente certera la sociedad española de la segunda mitad del siglo XX mejor que ninguna crónica social o política. Tres canciones mágicas, eternas, inmortales, que son postales costumbristas en color sepia sobre la desdicha del antihéroe, la incomprensión y tragedia homosexual y la fractura ideológica de las dos Españas: «Alas de algodón» (mi canción favorita española de siempre), «El rey de la casa» y «Dos españoles, tres opiniones«.

“Ha nacido el rey de la casa esta mañana….
Un varoncito para hacer honor al noble apellido del progenitor.
Al cumplir los s años su papa le ha regala do un juguete bélico y un trenecito eléctrico
Pero a el le gusta más la cocinita, su papa se ha asustado y ha dicho : este niño me ha salido , Mariquita
A cumplir los ocho ha sido abofeteado, viendo Pinocho el tonto ha llorado,…el llorar está reservado a la mujer…
Una vez bordando entre cañamazo es sorprendido, le da un estacazo….y le llaman nena…
Le obliga ir a la mili voluntario, limpia letrinas a diario,
la disciplina le ha de transformar en hombre con uniforme militar,
Vuelve a casa sin que nada hubiera cambiado, y su padre le echa de casa.”
(«El rey de la casa«)

Una vez leí que los discos de Elvis deberían ser de obligados escucha y aprendizaje para que los chicos crecieran con la cabeza sobre los hombros. Si esto constituye una certeza, no es menos axiomático que los discos de Vainica Doble ( cualquiera de ellos , desde 1970, a En familia, de Taquicardia a Carbono 14) deberían de sustituir los tratados de ética y sociedad y quién sabe si la asignatura de Educación para la ciudadanía para que todos fuésemos más felices, más cultos, más inocentes que no ignorantes, más sensuales, imaginarios, románticos y mágicos por alquimistas. Mejores personas, en definitiva.

Muchos os llevamos en el corazón. Gracias por todo Carmen, estés donde estés que será en uno de esos paraísos que siempre soñaste. Gracias Gloria.

Caramelo de Limón


Texto por Antonio Groovieland Jimeno
(originalmente publicado en Serie B fanzine, septiembre de 2008)
.
Ilustración por Barce.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!