El joven dúo de San Francisco Two Gallants  vuelve tras 5 años para dar continuación a su álbum homónimo y lo hacen con un trabajo vibrante, poderoso, apasionante y como tanto nos gusta en Más Truenos bien atronador.

Con todo el crédito del mundo gracias a aquella bomba llamada What the Toll Tells (2006, Saddle Creek), uno de los discos más inspirados, recomendables e impepinables de la pasada década para el que escribe, Adam Stephens (guitarra y voz) y Tyson Vogel (batería y voz) nos brindan otra colección de canciones desbordantes de talento, tensión y fuerza. Una fuerza rabiosa y furibunda que empapa gran parte del sonido de The Bloom & The Blight refrescando y dando más protagonismo a ese aire punk, grunge por momentos, que siempre tuvieron los californianos al servicio de su personalísima, preciosa y única visión folk.

El disco arranca con una falsa y momentánea calma oscura, «Halcyon Days«, donde no tarda en caer una tormenta guitarrera de alta graduación, los cambios de ritmo de Vogel sonarán más diabólicos que nunca y la desgarradora voz de Stephens procedente tanto de su alma como de sus entrañas, acaban armando un vertiginoso tema que pondrá sobre aviso al oyente desde el principio. Repetirán esta fórmula de calma-tormenta durante gran parte del disco, los dos siguientes cortes «Song of Songs» y «My Love Won’t Wait» por ejemplo juegan con las mismas variables pero los resultados son tan jodidamente directos, tensos y vibrantes que poco importa, además el nivel de las letras es tan alto y casi tan acojonante como en What The Toll Tells y demonios, que me aspen si cuando Adam se desgañita no suenan esas quejas, esos lamentos y esas amenazas con una aplastante honestidad («I’ll whisper in your ear, there’s no escape»). Los Two Gallants más relajados, country y acústicos se dejan ver por primera vez en «Broken Eyes«, agridulce y serena concesión antes de un nuevo arrebato de agresividad indomable con la tremenda «Ride Away» que cierra una primera mitad de álbum sencillamente espectacular.

La segunda mitad va a directamente alternar temas más reposados con otros más explosivos, siguiendo la fórmula antes mencionada, así «Decay» es un descarnado y atmosférico lamento que fluye plácidamente hasta chocar con una de las rocas malditas esenciales del álbum, «Winter’s Youth«. Tras tremendo directo a la mandíbula, los Gallants recuperan sensaciones y emociones del pasado para afrontar la primera parada de la terna que cerrará su regreso discográfico y así «Willie» suena más tradicional, incluso juguetona sin acabar de romper, cosa que sí hará «Cradle Pyre» para ceder el testigo del adiós a «Sunday Souvenirs» que cuenta con un delicado fingerpicking 100% marca de la casa.

En la producción podemos encontrar a John Congleton, caballero que ha trabajado con The WalkmenExplosions In The SkyBill CallahanBaroness o Black Mountain, así que está entrenado en el arte de enhebrar calma y tempestad.

Tan sólo se me ocurre una pega que ponerle a The Bloom & The Blight , pega menor en todo caso que es discazo igual y es la siguiente, tras 5 añazos volver con un disco de sólo 33 minutos y no incluir un tema de esos rotundos y épicos que se iban por encima de los 8-9 minutos y que tan bien acostumbraban a tejer («Waves of Grain«, «Age of Assassins» «Threnody«…) pues bueno, pues ya está.

Halcyon Days

Si la economía, el tiempo y el espacio se lo permite, no se los pierdan, increíblemente arrolladores sobre las tablas y capaces de tocar la fibra al más pintado. El 75% de la plana mayor de Más Truenos aún levita recordando el fabuloso recital que dieron en la capital granadina hace unos añitos.

Med Vega.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!