Con su nuevo disco el cuarteto madrileño Terrier confirma todas las virtudes presentadas en su adictivo y oscuro debut, Un cadáver en el mar (Sonido Muchacho, 2014), iniciadas desde su homónimo primer Ep, en cuyo pop agridulce ya se adivinaba algo especial. Quizá fueran sus ecos del garaje y el surf, o su actitud punk, implícita en la mayoría de sus versos, determinante sobretodo en su manera de acometer instrumentos y palabras.

Con La Plaga Terrier da un paso de gigante y se convierte en un ente mucho más grande, más luminoso y sólido, más complejo

Los-Terrier

Los Terrier

Con La Plaga la banda da un paso de gigante y se convierte en un ente mucho más grande, más luminoso y sólido, más complejo (curtido por una dilatada experiencia en carretera), que traduce en aciertos cada una de sus píldoras, a medio camino entre el pop etéreo y el post-punk. Canciones emocionantes y pluscuamperfectas, perversas, repletas de estribillos pegadizos y guitarras juguetonas («Évoli», «Y si no vuelves nunca más», «Déjate brillar», «Gafas estrábicas»), producidas con la contundencia y la profundidad que merecen por su calidad, por su carácter popular y su variedad de matices.

Sabes que no estás ante una banda cualquiera cuando esta cita a Os Mutantes y B-52’s entre sus referentes y escriben cosas como «Dos cabezas» o «Los Golpes».

Texto publicado originalmente en Ruta 66

Terrier - La Plaga (2016, Sonido Muchacho)
3.9Nota Final
Puntuación de los lectores 0 Votos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!