Recuperamos A Sailor’s Guide To Earth, tercer disco de Sturgill Simpson con el cual el autor se sacudía de encima el polvo del desierto. De forma inesperada y tras cosechar un buen número de alabanzas volvía con un nuevo trabajo cuando todavía seguíamos asimilando ese clásico instantáneo llamado Metamodern Sounds In Country Music.

Solo por el arranque, monumental, de “Welcome to earth” (dedicado a su hijo recién nacido), merece la pena la mera existencia de A Sailor’s Guide To Earth

Solo por el arranque, monumental, de “Welcome to earth” (dedicado a su hijo recién nacido), merece la pena la mera existencia del lote. En ella Stu se muestra cercano a sensibilidades soul y confesional como no lo habíamos escuchado anteriormente (“Cuando te sostengo // Aprecio cada momento que paso // En esta tierra, debajo del cielo // El abuelo siempre dijo que Dios era un pescador // Y ahora entiendo cuál era el motivo”). Y es que la etapa de estabilidad emocional que atraviesa el músico de Kentucky se filtra en cada uno de los poros de un álbum donde nada sobra. “Breaker’s Roar”, con unas exquisitas cuerdas a modo de preludio nos sumerge en una balada donde las referencias al mar y a los sueños abundan en ese ideal de felicidad que todos se supone que perseguimos (“Destruye las ilusiones que detienen tu espíritu // Abre tu corazón y encontrarás el amor en todo lo que te rodea”).

El álbum avanza heterogéneo y nos topamos con una “Keep it between the lines” que es un derroche total de clase. Un magistral número de country-rock donde los vientos (cortesía de los Dap-kings en todo el minutaje) lo empapan de un rollazo que se contagia y se filtra por tus venas. El teclado hammond y la slide guitar harán el resto, de modo que esos coros finales supondrán una guinda deliciosa que se quedará en nuestro paladar mientras se pierde la canción.

Sea Stories” nos recuerdan al autor clásico de sus obras anteriores y subliman el saber hacer de un autor tan joven que sorprende la aplastante sabiduría desplegada en cada inflexión, en cada giro y en el tratamiento optimo de la canción como un fin en sí mismo.

Sorprende la aplastante sabiduría desplegada en cada inflexión, en cada giro y en el tratamiento optimo de la canción como un fin en sí mismo

La inesperada In Bloom de Nirvana deviene en sus manos un sutil pasaje con el que hace una regresión a su (nuestra) adolescencia. Un homenaje a cómo pasamos de la rebeldía juvenil a asimilar y canalizar esa rabia incontrolada y convertirla en algo más maduro y reflexivo, o no. Para el anecdotario nos encontramos con que el intérprete modifica levemente el estribillo de la original de Cobain. Sustituye el “Don’t know what it means, when I say” por un “You don’t know what it means to love someone.” El de Jackson despacha el posible embrollo legal alegando que fue fortuito y que no se dio cuenta del error hasta que su manager se lo hizo saber.

El blues “Brace For Impact (Live A Little)” entra despacio, creciendo compás a compás y uno no puede evitar imaginar ese timing, no me pregunten porqué, sobre las imágenes de Los Soprano. “All Around You” es otra preciosa, magistral pieza soul donde se conjugan delicadas cuerdas y arreglos de metal. Sirva esto para confirmar al autor además como refinado arreglista, labor que desempeña aquí junto a Jeff Steinberg. Otro aval más para confirmar sus nominación, otra vez, a los premios Grammy, en este caso a mejor disco del año y mejor álbum de música country. No sería descabellado. ¿Más motivos? La sincera y descomunal belleza de “Oh Sarah”:

“Y sólo hay una cosa que sé que es real // Es el amor que siento en tus brazos // Es el resplandor a tu alrededor como un encanto // Es la ternura en tus ojos // Eso me mantiene a salvo y caliente por la noche // De esta vida”

A Sailor’s Guide To Earth es el apabullante tercer álbum de Sturgill Simpson y la confirmación de una versatilidad y talento excepcionales.

Para rubricar el despliegue de efectivos, en la anfetamínica “Call to arms”. Una bestialidad donde todos los elementos desfilan y gozan de protagonismo para pegar cerrojazo en lo más alto, a modo de inesperado bis en directo. Una canción-jam protesta cuya mala hostia postguerra de Irak se hace tangible en una enérgica interpretación. Se evoca tanto orgullo de la madre patria como al erróneo papel que esta juega en las decisiones políticas internacionales (no confundir esto con antibelicismo).

A Sailor’s Guide to Earth es un álbum breve, pero en sus 9 canciones aloja tal cantidad de maestría que apabulla encontrar material así en nuestros días. A fin de cuentas Sturgill Simpson (ya lo hemos dicho aquí) no es un artista cualquiera.

Sturgill Simpson - A Sailor's Guide To Earth (2017, RJ Records, Inc.)
4.2Nota Final

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies