Este es uno de esos extraños casos en los que escuchas un disco de una banda nacional- de debut, financiado mediante campaña de crowdfounding– que se acerca a tus coordenadas personales y te atrapa desde el primer segundo, y jamás dirías que se ha gestado dentro de nuestras fronteras. En primer lugar por la dicción, lejana ya de aquél acento de bachiller que utilizaban las bandas allá por los 90, la de Germán Salto (Madrid, 1984) descubre a un autor capaz de expresarse en la lengua de Shakespeare con solvencia y naturalidad, lo suficientemente dotado para ser dramático y narrador de historias sin caer en tópicos manidos. En segundo lugar y más importante, por la musicalidad que contiene a estas letras, que apunta a la costa oeste norteamericana y respira aire setentas por los cuatro costados. Sin embargo, lo mejor de todo es que, una vez evidenciados los referentes de los que mama (The Beatles, Big Star, Chris Bell, The Jayhawks, T. Rex) y con algo de paciencia, conocido el disco en profundidad las canciones sobreviven, brotan majestuosas y se instalan en tu cerebro con el calado que merecen solo los mejores.

German Salto Salto 2015

Esta apreciación, la de ser mejor por parecer de fuera no es baladí. El album se defiende solo y merecería otra suerte de no ser por que se ha editado en España, eso está claro. Conviene apuntar que sin duda cada vez se hacen mejores discos en castellano y que normalmente en los medios solo vemos los mismos picos de iceberg que en su fondo sustentan una escena repleta de bandas cada vez más interesantes. Ahora bien, no nos engañemos, cuando hablamos de canciones hay muy pocos nombres que le puedan disputar la pelea a los anteriormente citados. No es complejo de inferioridad, casi nadie en el mundo puede hacerlo.
Salto, como el gallo que ilustra su portada, no viene a pelear con nadie, aunque podría colar sin problema en la playlist de tu subconsciente canciones maravillosas como “Monster“, “Girl“, “Hold on“, “Between the lines” o “S.O.S“. Canciones que bien valen un duelo de la primera a la última, repletas de detalles y arreglos brillantes.

Texto por Antonio J. Moreno/Zorro
Ilustración: El Ciento
Publicado originalmente en la revista digital Rock I+D

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!