Llenazo en la Sala Boite de Madrid el pasado 31 de Enero. Un doble cartel de pura psicodelia, blues y hard rock lleno de grandes riffs. RADIO MOSCOW + Bubble Bones.

Radio Moscow venían a Madrid de mano de la promotora Gira Discos (un saludo para ellos). Consiguieron un jueves redondo con un sold-out casi 1 hora antes del concierto, y organizaron un after-party en el Groovies bar con toda la banda.

Calentando motores abrían la noche los madrileños Bubble Bones. Un power-trio con bastantes ganas. No habíamos oído hablar de ellos, y fue una grata sorpresa encontrarse con una banda local y tales influencias. A diferencia de los de Iowa, su espectro es menos fiel a la psicodelia. Por los temas que allí desgranaron, no podemos negar que hayan escuchado a Kyuss (al menos su bajista), tampoco que al guitarra y vocalista principal le guste Cream o Jimi Hendrix, y que el batería congenie con el resto en jams de 10 minutos cual Gov’t Mule o Allman Brothers. Esto no quita que el blues y la psicodelia de Barracudas se respire por todos lados. Una banda a tener presente. Tirándonos al ruedo, apostaría personalmente por más protagonismo en la garganta del bajista, y alguna corrección en algún exceso de minutaje.

Y ahora Radio Moscow. Sorprendente la entrega de la sala. Nuestro primer encuentro con ellos fue en el 2008 en el Azkena Rock Festival. Por entonces eran unos completos desconocidos que impactaron a todos los allí presentes por la pegada y técnica de Parker Griggs. Un joven procedente de Ames, Iowa, que desde que se hizo con los célebres recopilatorios Nuggets, tenía muy claro para qué había venido al mundo.

Entonces presentaban su primer disco, producido por Dan Auerbach en el 2007. Este jueves hacían lo propio con The Great Scape of Leslie Magnafuzz (que ya pudimos saborear el pasado 2012 en la Sala Sol). Con nueva formación en la batería (Lonnie Blanton) y bajo (Billy Ellsworth), venían a partirnos en dos. Sábana en fondo con proyecciones psicodélicas, y la banda, que parecía venir de compartir cartel con Blind Faith, Jimi Hendrix Experience o Blue Cheer en los 70’s. Camisas psicodélicas, chalecos a lo Jerry García, colgantes y amuletos…gritos como “maricones” o “esa camisa!” era algo con lo que tuvieron que lidiar tras la ansiosa espera y el grado de alcoholismo. Pero ellos a lo suyo. Fue salir, y la Stratocaster de Peter y el Rickenbacker de Billy empezaron a hacer estragos y callar bocas. Nadie podía parar de bailar con temazos de sus tres discos como: “Broken Down” (esto es lo que querría volver a hacer Ozzy), “I Just Dont’t Know” (Brain Cycles – Alive Records, 2011) , “I Don’t Need Nobody” (The Great Scape of Leslie Magnafuzz, Alive Records 2012), reconocida al instante por los presentes, o su nuevo single “Rancho Tehama Airport”…

De su primer homónimo entraron pildorazos como “Deep Blue Sea”, “Frustrating Sound”, y la hipnótica “LuckyDutch”.

Tras algún problema técnico con la guitarra y rozando las 00.30, la sala no concedía ya lugar a bises. Sin embargo, quien mandaba esa noche era la histeria de la gente por no irse a casa sin escuchar otro tema. Finalmente salieron, tocaron una jam de casi 10 minutos que dejaba todo patas arriba, con todo listo para irse al Groovies y brindar por la conquista de La Boite. No os los perdáis la próxima vez.

Billy & Loney con el Rey de Truenos.

Texto y fotos por Steven Basquiat

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!