Todos tenemos colegas, amigos, compañeros de viaje, que por mucho que el tiempo y el espacio jueguen en contra cuando al fin te juntas con ellos es como si no hubiera fronteras de por medio y de forma completamente natural se retoman conversaciones, vivencias y sensaciones que habían quedado suspendidas en el tiempo esperando su continuación, sin importar si se trataba de meses, años e incluso décadas desde la ocasión anterior o desde que todo comenzó… Neil Young pese a su fama de cascarrabias no iba a ser menos. Porque eso es exactamente lo que parece le ocurrió al bueno del tito Neil cuando se encerró con Crazy Horse en el estudio después de todos estos años.

El resultado han sido dos discos increíbles. El de versiones:  Americana y este Psychedelic Pill que nos ocupa, del cual podríamos decir que es la continuación natural de Broken Arrow (1996), por sonoridades, alma, sensaciones y porque si nos ponemos estupendos es la referencia previa de pleno derecho de Neil Young & Crazy Horse con temas propios y sin cortapisas, en Greendale (2003) faltó Sampedro o en Are You Passionate? (2002) la colaboración se resumía en un tema («Goin’ Home«) aunque menudo tema.

Si para empatar en alma y sensaciones tenemos que mirar hasta Broken Arrow, si nos ponemos a buscar referencias en cuanto al sonido que Psychedelic Pill encierra esto ya desemboca directamente en el río de Everybody Knows This Is Nowhere (1969) y eso, eso es sencillamente acojonante, abrumador y genial. Tener la suerte, el privilegio y el placer de disfrutar en pleno 2012 a una leyenda viva en semejante estado de forma y con la capacidad de traernos los mejores 60’s a base de personalísimos guitarrazos e indomables distorsiones que arropan siempre a un eterno espíritu libre… buah, eso no se puede ni explicar. El cóctel de sentimientos que provoca en esta casa es enorme, desde la gratitud a la felicidad pasando por el amor.

9 tremendas canciones, contando la versión alternativa de «Psychedelic Pill», que puedes encontrar en 1 Blu-Ray, 2CD’s o 3 LP’s ya según tus gustos y preferencias. Arrancan con una barbaridad sónica de aúpa, un corte, un movimiento incluso podríamos decir de los que sólo Young y su caballo loco son capaces de crear, hilvanar, desarrollar, expandir y explotar. Desafiante, excesivo e intenso, un viaje cargado de electricidad por lo mejor del tito Neil más eléctrico, un autohomenaje a tantos años cabalgando entre distorsiones, 4 bestias haciendo lo que mejor hacen. Pocas veces te toparás con un tema inicial de más de 27 minutos como el brillante y anguloso «Driftin’ Back». La letra por su parte, cojonuda, da para perderse en ella y funciona como perfecta introducción de la pirula psicodélica que tenemos por delante…mp3’s, Picasso como fondo de pantalla, cortes de pelo al estilo Hip-hop…hey now, now, hey now now

Neil Young Med Primavera

«Psychedelic Pill», la canción, en su primera versión tiene un riffaco endiablado y contagioso que evoca con fuerza al «Sign of Love» del reverbenao Le Noise (2010). «Ramada Inn» es otra de las  composiciones largas de esta pastillita, en este caso casi 17 minutitos (tomen nota señores de Godspeed You! Black Emperor). «Ramada Inn» encierra una belleza tan grande como la tristeza que transmite, como la realidad misma, una longeva historia de amor que dejó atrás los buenos tiempos y sobrevive a la rutina, tan común y cierto como que cada mañana sale el sol. «Born In Ontario» y «Twisted Road» juegan con la nostalgia como principal sentimiento a su favor pero nos encontraremos con sorpresas, en la primera un aparente tema country alegre con aires funk donde Neil comienza hablando de su procedencia pese a la apariencia, acaba desembocando en la revelación de que las cosas no siempre eran agradables y trataba dar sentido a su rabia interior escribiendo canciones, garabateando folios, debe ser hora de recapitular, clavar la mirada en el pasado y ser honesto con los demonios que se portan. «Twisted Road» por su parte va directamente al corazón, una canción que describe la conexión espiritual y sentimental que le produjo escuchar por primera vez el «Like a Rolling Stone» de Dylan no puede ir más que a tocar la fibra. Desfilaran otros héroes como The Grateful Dead, Roy Orbison o Hank Williams. La patata, tito, la patata...Let the good times roll…El espíritu de Danny Whiten sobrevuela el lugar.

«She’s Always Dancing», otra cota de abrumadora belleza, guitarras estremecedoras que igual gritan, lloran, abrazan o golpean, con Molina y Talbot marcando ritmos que parecen contener el desbocado cabalgar eléctrico de Sampedro y Young y otra letra fabulosa, «She wants to live without lies to bind her down. She wants to dance with her body left unbound. She wants to spin like she lives in her own world. She wants to dream like she was a little girl.» Sea quién sea, un abrazo tremendo a esta señorita que tiene el fuego y a la que le gusta arder.

En «For the Love of Man» se levanta el pie del pedal y estos señores despachan una sencilla, cálida y agradable balada. Un pequeño respiro para un nuevo, desbordante y atronador ataque del tito y su caballería. «Walk Like A Giant»  otros, casi, 17 épicos minutos de majestuoso caminar gigantesco, pasos contundentes y pesados, corazón tranquilo, razón y mente relajados, cuidando cada detalle porque semejante titán podría acabar con todo a su alrededor si se siente amenazado o no guarda la suficiente cautela. No se me ocurre comparación más acertada que la de un gigante metálico, de buen corazón, desencantado con sus sueños pero fiel a si mismo y a su visión para tratar de describir el sonido de estos señores en este impresionante temazo. El lunático corcel se vuelve aquí un furioso rinoceronte. Se cierra el álbum con la versión alternativa de «Psychedelic Pill», que funciona a modo de coda, de revisión de un viaje intenso y único, casi 90 minutos de otra insólita experiencia a cargo de una de las leyendas vivas en mejor forma de la historia del Rock idealmente acompañado, sin guardarse absolutamente nada, ojalá que siga así por mucho más tiempo…

Ramada Inn

Texto y foto por Med Vega (This old time Music soothes my soul…).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!