No sabemos qué demonios ha pasado y de nada serviría saber qué ha ocurrido… nos hemos quedado devastados.

Chris Cornell ha muerto a los 52 años de forma inesperada y no estábamos preparados para semejante sorpresa. Nos fuimos a dormir sintiéndonos en California y amanecemos en Minnesota.

Fallece Chris Cornell, líder de Soundgarden y Audioslave, cabeza y alma de Temple of the Dog. El grito del grunge.

Finales de los 80, principios de los 90. Seattle… ya, ya nos sabemos la historia. La MTV pre-realities y el mundo pusieron los ojos en Nirvana y con ellos, algunos casi-millenials, pudimos llegar a descubrir a Green River, Mother Love BoneMudhoney, Screaming Trees, Alice in Chains, Pearl Jam y Soundgarden.

En esos días, un servidor grababa cassettes TDK de 90 minutos a tope de guitarrazos empapados en overdrive y tipos que gritaban lo mucho que les pesaba la vida. Entre esos tipos destacaba una voz que rajaba, un grito desatado de rabia que te hacía crujir las rodillas, que hacía que quisieses arrancarte la camiseta y sacar a pasear la melena. Esa voz inigualable, la de Chris Cornell, se nos ha apagado hoy sin venir a cuento.

Chris Cornell, con Soundgarden, nos deja algunos de los discos más representativos de los 90. Un Badmotorfinger que sigue siendo el más digno monolito que Seattle levantó en honor a Black Sabbath. Un Superunknown que a algunos nos supo a purito Led Zeppelin, y un brutal Down On the Upside que cerraba la edad dorada del grunge junto a No Code (Pearl Jam) y el Dust de Screaming Trees.

Cuando Andy Wood (vocalista de Mother Love Bone) murió de sobredosis, Cornell se junta con unos verdes Pearl Jam, y dio a luz Temple of the Dog en memoria de su finado amigo. Un disco, junto al Above de Mad Season, llamado a convertirse en pieza de culto entre la parroquia grunge.

Cornell, además, lideró Audioslave. Banda que forma junto a unos Rage Against the Machine huérfanos de Zack de la Rocha y que, ya en los dosmiles, iba a dejar un par de discos bastante salaos. 

En solitario se marcó cuatro discos y un directo (Songbook). El melancólico Euphoria Morning, otro trabajo tocado por la muerte de un amigo, en esta ocasión Jeff Buckley. Carry On donde empieza a dar tumbos que no supimos entender hasta llegar a la ida de olla que fue  Scream. Disco producido por Timbaland que nos dolió en el corazón, como cuando un amigo de toda la vida y plena confianza te pega una puñalada trapera en el hígado.

Tras semejante varapalo se supo rehacer. Recuperó a Soundgarden y publicaron el más que digno King Animal. Reclamó los servicios de Brendan O’Brien para su cuarto álbum en solitario (Higher Truth) e incluso reactivó para una gira bastante breve por Estados Unidos a Temple of the Dog.

Ahora, cuando esperábamos un nuevo trabajo de Soundgarden, ha decidido dejar de gritar y guardar silencio. Hasta siempre Cornell.

Temple of the Dog – Say Hello 2 Heaven 
Posdata que a nadie interesará. Cuando un servidor de ustedes vivía en Seattle, a su nidito le llamaban el temple of the dog.

El templo del perro se queda vacío, el panteón grunge empieza a llenarse. Puta vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies