Mogwai vuelcan en Every Country’s Sun tanto su vertiente puramente cinematográfica, como su esencia más guitarrera y sísmica. Un trabajo redondo que bien merece colocarse en la estantería junto a Young Team, Rock Action y Hardcore Will Never Die, But You Will. Mogwai siguen siendo los gremlins más entrañables y endemoniados de Glasgow. Mogwai siguen siendo nuestra criatura más tierna y salvaje.

Every Country’s Sun. La esencia de 20 años de carrera de Mogwai encerrada en un frasco tan dulce como corrosivo

Hay en Every Country’s Sun una continua sensación de regreso a un lugar conocido. Un sitio devastado que nunca volverá a ser lo que una vez fue pero que, en cierto modo, sigue siendo reconocible. Un lugar extraño en el que colisionan la rabia contra una luz que se esconde y una cálida ilusión de esperanza y serenidad.
Los escoceses vuelven a la carga con un disco producido por un viejo conocido de la banda: Dave Fridmann. Ex-bajista de Mercury Rev, y algo así como el Phil Spector del rock alternativo de los noventa y tempranos dos miles. Responsable del sonido de obras superiores de Flaming Lips, Sparklehorse, Low, The Delgados o los propios Mogwai de Come On Die Young y Rock Action. Palabras mayores y poco importa que el bueno de Fridmann también haga sus pinitos con grupos que harían arquear las cejas hasta a Dani Güiza, el de Buffalo siempre ha entendido y sacado el máximo partido al sonido Mogwai.
Mogwai

En Every Country’s Sun encontramos todo lo bueno, puro y esencial que hacen a Mogwai una de las bandas con las que merece la pena detenerse tantas veces como sean necesarias. Un eterno retorno en cuanto a formas, sensaciones y percepciones. En Every Country’s Sun están los Mogwai capaces de enarbolar contundentes subidones desde una deliciosa y robusta calma. Los Mogwai que tejen telas de araña desde la paz más placentera hasta las batallas más abrasivas.

Ojo y orejas a temas como “Coolverine”, “Party in the Dark” (donde Stuart Braithwaite incluso canta), “aka 47“, “Don’t Believe the Fife”, “Battered at a Scramble”, “Old Poisons” o “Every Country’s Sun”. Cortes que levantan monolitos de cemento y aluminio, empapados en giros frenéticos con sabor a lejía y napalm, ecos a Slint y aromas a Young Team. Hipnóticos, venenosos, seductores, adictivos… Mogwai excavan en su pasado y encuentran una inspiración que les brinda horizontes que se expanden infinitos.

Mogwai vuelven a morder con tanta fuerza y furia que se han convertido en uno de los principales enemigos, o aliados según se mire, de GAES y demás centros de especialistas auditivos.

Every Country’s Sun es una nueva criatura atómica que merece ser tratada con cuidado, mimo y respeto. Recuerda que este disco, como buen gremlin, lleva asociadas tres reglas de vital importancia:

  • No lo expongas a la luz brillante, en especial a la luz solar, porque morirá.
  • Nunca lo mojes.
  • Y la regla más importante, la que nunca se debe olvidar, si lo pinchas a partir de medianoche… que sea a todo volumen.

Mogwai – Coolverine

Med Vega 

Mogwai - Every Country's Sun
4.0Mu' guay

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies