De vez en cuando todos deberíamos toparnos con una voz  capaz de agarrarse a nuestras entrañas y de acariciarnos el alma, una voz con la capacidad de traspasar nuestra piel y tocarnos bien dentro. Si no le ha ocurrido recientemente, mi muy querido y apreciado lector, es el momento perfecto de remediarlo y dejarse seducir por el joven Michael Kiwanuka.

Este británico de 24 añitos pero soulera y sesentísima voz  debuta con su primer largo, Home Again, tras un par de  EPs, telonear a Adele e incluso realizar una colaboración con Dan Auerbach de los Black Keys, «Lasan«. Así, en un corto espacio de tiempo consiguió gran atención y repercusión, cosa que incluso se multiplicó gracias a llevarse el Sound of 2012 de la BBC. Una suerte de encuesta anual en la que críticos y señores de la industria (¿?) intentan destapar al artista más prometedor del año. Aquí un servidor no es amigo de sentar cátedra ni de realizar proclamas tan tajantes, pero de lo que no hay duda es que talento y futuro tiene a espuertas el bueno de Kiwanuka. En Más Truenos somos muy de apostar por voces, canciones, notas, música en definitiva capaz de conectarte con un sentimiento, con una emoción y con Home Again la apuesta es a ganador, victoria segura. Palabra. También creemos firmemente en el poder curativo de los abrazos y que el revival soul que estamos viviendo recientemente goza de tremenda salud: Sharon Jones, la propia Adele, Liam Bailey, el abrumador Lee Fields así que ¡a abrazarlo se ha dicho!

Kiwanuka mira sin reparo al pasado, los arreglos y orquestaciones, su voz, todo suena tan 60’s que desborda y emociona, fácilmente si uno se deja llevar se empapará de nostalgia y el viaje será delicioso. Disco ideal para escuchar y deleitarse en aquellos momentos donde se fragua el amor, en ese dulce y pleno albor del enamoramiento, aunque también funciona a las mil maravillas como caricia o abrazo tras el amargo (agripicante para algunos) final de una relación. Así que sí, siempre toca la fibra la música del muchacho. Música cargada de alma, pasión y empeño.

La cálida voz de Michael nos envolverá en una atmósfera conmovedoramente hermosa desde la primera canción, «Tell me a Tale«, que suena maravillosa, como si de una bendita ensoñación del pasado se tratase. A mi personalmente me encanta hablar de influencias, máxime cuando se perciben tan mimadas y respetuosas como es el caso, así en las bellas composiciones y voz de Kiwanuka asoman claramente Otis o Bill Withers. Que no es por comparar, para nada, que si nos ponemos en ese plan gran parte de los artistas noveles surgirían con una pesadísima soga alrededor de sus cuellos y repito, hoy por hoy, al menos para el que escribe, la música trata de avivar algo en mi interior, de conectarte con sentimientos vaya y si en pleno 2012 un jovencito del norte de Londres consigue acompañarme en mis estados de ánimo, alegrías y desdichas, fetén oiga. Para todo lo demás Charley Patton Howlin’ Wolf , claro está. Volviendo a casa de nuevo, cada canción está repleta de delicados matices y elegantes detalles que envuelven la gran voz de Kiwanuka, temas de honesta y pura belleza donde la instrumentación corre prácticamente en su totalidad a cargo del productor Paul Butler y el propio Kiwanuka. 

Temas como la mentada «Tell me a Tale«, «I’m Getting Ready«, «I’ll Get Along«, «I Won’t Lie» o la que da título al disco «Home Again» están llamadas a ser algo más que un dulce azucarillo que se deshaga fácilmente en el fragor de los días que nos ha tocado vivir donde no hay tiempo para que nada se asiente como es debido. Mención especial merece la fabulosísima «Bones» que se ha convertido en mi pieza favorita dentro de un puzzle en el que no sobra nada, una canción espléndida con una letra preciosa.

«Well I long to be alone with you and if I couldn’t have you I don’t know, What I would do, I guess I would leave this world alone cause without you I’m just bones»  El amor qué bonico, tan sencillo y complejo al mismo tiempo.

La edición deluxe incluye un disco extra con 5 temas pertenecientes a una sesión con Ethan Johns que no tiene desperdicio tampoco. Ni que decir tiene que en Más Truenos estaremos al tanto del bueno de Kiwanuka y de lo que en el futuro nos depare. No se lo pierdan.

Aquí la fabulosa «Bones«:

Med Vega (the healing power of hugs)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!