Con los ecos aún recientes de su acercamiento electrónico al mando de la Mark Lanega Band, en Blues Funeral, y un excelente Black Pudding firmado a medias hace unos meses con el guitarrista Duke Garwood (The Gutter Twins), el compositor nacido en Washington vuelve a publicar un segundo Lp compuesto integramente de versiones. En 1999 ya nos sorprendió a todos con un excelente I’ll Take Care of You en el que daba repaso a tradicionales y fundamentales como Fred Neil, Booker T. Jones o el inolvidable Jeffrey Lee Lewis. Mark envolvía entonces todo el Lp dejando recaer el peso sobre su profunda y desgarradora voz.

En Más Truenos tenemos al señor Lanegan en nuestro top 5 de artistas estadounidenses, si bien es el único  hombre capaz de sobrevivir artística y físicamente al fenómeno del grunge labrándose una sólida carrera en solitario. De combustión lenta y elevada toxicidad, su discografía se ha ido levantando a base de folk y blues bastardo, confesional y de alta carga dramática. Tras una primera trilogía formalmente cercana a la faceta intimista de los imprescindibles Screaming Trees (The Weending Sheet, Whiskey at The Holy Ghost y Scraps at Midnight) se desmarcaría con el citado album de versiones y cerraría su etapa en Sub Pop con el fabuloso Field Songs. Posteriormente, en lo que podemos llamar su segunda etapa, colaboraría con cualquier artista que se le pusiera a tiro, Queen of The Stone Age, SoulsaversThe Twilight Singers y Gutter Twins con el coloso Greg Dulli o la trilogía de discos compartidos con Isobel Campbell.

En este Imitations directamente Mark declaraba haber elegido la mayor parte de estas canciones pensando en los autores de country-blues o de swing y jazz que sonaban en su infancia a mediadios de los 60. Repasa tanto a Andy Williams como Neil Sedaka, a Nancy y Frank Sinatra como a John Cale o a sus compañeros de generación Nick Cave y Greg Dulli. En algunos casos las canciones minimizan el espacio instrumental para dejar todo el sitio a Lanegan, otras parecen imitaciones casi calcadas del original, tal es el caso de la respetuosa y, por otra parte, maravillosa «I’m Not The Loving Kind» (Cale), del injustamente olvidado Slow Dazzle. Su personalidad se apodera con una facilidad pasmosa de «Pretty Colours», un «You Only live Twice» absolutamente irresistible , «Solitaire» o «Autumm Leaves«, clásicos populares que en la voz de Mark cobran una nueva dimensión, procedente del lugar jodidamente oscuro y solitario desde el que interpreta, donde cada sílaba importa .

También hay sitio destacado para composiciones de amigos o compañeros de fatigas, a la citada de John Cale se suman la preciosa balada «Brompton Oratory» de Nick Cave, deliciosamente arreglada, o «The Deepest Shade» de su colega Dulli, que casi parece escrita para él. Añade un «Mark The Knife» de Bertolt Brecht  y Kurt Weill que el disco agradece, y una extremecedora versión de la «Elégie Funèbre» de Gérard Manset.

La sensación que produce el Lp al escucharlo detenidamente en repetidas ocasiones es la de un disco perfectamente coherente en la discografía de Lanegan, la selección es tan exquisita y bien secuenciada que no podemos considerar el álbum como otra cosa que una pieza más, igual o más importante que cualquier otra, en su extensa discografía. Además, Mark canta mejor que nunca y consigue hacernos olvidar por momentos que las composiciones son ajenas, su voz se adueña tan bien de las canciones que seguro no le hubiera importado firmar la may0ría de ellas. Digno de uno de los más grandes de esta generación.

Texto e ilustración por Zorro de la dehesa

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!