Era 1998, Neutral Milk Hotel, grupo de Lo-fi psicodélico procedente de Louisiana que pertenece a la familia Elephant 6, va a sacar su segundo trabajo discográfico, In The Aeroplane Over The Sea. Disco fundamental que se convertirá en todo una referencia del mejor Indie-pop rock estadounidense de los noventa y cuya influencia trasciende a nuestros días. Magnetic Fields, Decemberist o Arcade Fire son ejemplos de grupos que han bebido de este álbum, de esta banda.

In The Aeroplane Over The Sea es un compendio de canciones de una brillante belleza, armadas desde la poderosa e intensa voz nasal del bueno de Jeff Mangum, arropada por su maniática aunque delicada guitarra, delirantes y preciosas instrumentaciones, nerviosas secciones de vientos y hasta gaitas que entraban con una rotundidad y desparpajo similar al que señoreaba Harvey Keitel en Mean Streets al irrumpir en cualquier garito. Completaba la ecuación unas letras absolutamente idas, extrañas y ciertamente psicodélicas por si solas. Desde una fantasmagórica historia de amor con Anne Frank que roza la obsesión, a referencias al sexo, adolescencia, esperanza, soledad, muerte o una declaración de amor a Jesucristo gritada a viva voz que pondrá los pelos de punta a más de uno y más de dos.

1999, el grupo sale de gira para presentar tremenda joya y tras ello, la nada. Bueno, una nada salpicada de rumores que apuntaban a que el bonachón de Mangum padecía autismo, o un aterrador miedo escénico que le provocaba crisis nerviosas, o que no quería afrontar su recién adquirida fama y popularidad, que detestaba girar y enfrentarse a la prensa… Así, durante algo más de una década, donde Mangum hacía esporádicas apariciones en directo y pequeñas colaboraciones con amigos, principalmente miembros del colectivo Elephant 6, sello fundado por Mangum y otros colegas que dio salida a trabajos de The Apples In Stereo, Elf Power u Olivia Tremor Control, grupo cuyo cantante, Bill Doss, murió a finales de julio y que también era miembro fundador del sello del elefante.

Finalmente en 2011, tras una serie de actuaciones más o menos improvisadas, incluyendo una en New York para algunos de los miembros del movimiento Occupy Wall Street, se anuncia la presencia de Jeff Mangum como una de las principales atracciones del festival californiano Coachella y una serie de fechas en salas en la costa oeste que incluiría el Moore en Seattle. Su primera gira en 10 años. El Primavera Sound también contaría con su esquiva persona. Conseguir entradas se convirtió en una odisea como servidor no ha vivido otra igual en los Estados Unidos, aunque la enorme expectación que levantó provocó que se doblaran fechas y a la segunda fue la vencida.

El concierto en sí, fue una de las experiencias más hermosas que he presenciado jamás. Desde un devoto y profundo silencio que nunca imaginé en una sala abarrotada de gente hasta explosiones de alegría, llanto y emoción cuando Jeff daba un ligero respiro al respetable. Un viaje al pasado en toda regla, parecía la temporada ’94-’95, Mangum se conserva en el mismo estado que cuando decidió desaparecer, pelo largo, medio escondido bajo un gorro desproporcionado, impecable voz y entre el público saquitos de punto más noventeros que los años dorados de Kodro o Bebeto. Alucinante. El recital podía haber pertenecido a la gira del In The Aeroplane Over The Sea perfectamente, cayeron 9 de las 11 canciones que forman el disco (para un total de 14), se interpretaron todas salvo Communist Girl y la que carece de título, lo cual era lógico porque es la de las gaitas y se presentaba en formato acústico en la mayoría de ellas. Con ayuda puntual de veteranos colegas como Laura Carter, Scott Spillane (Elf Power, Of Montreal, los propios Neutral Milk Hotel) y Andrew Reiger (Elf Power) que se encargaban de los vientos y acompañamientos orquestales. Con todo, lo más tremendo fue la forma en la que Mangum desnudó sus composiciones hasta la esencia y la excelencia, alcanzando unas cotas de emoción y pura belleza absolutamente exageradas, lo dicho, como si el tiempo para él se hubiese detenido en aquellos días y sintiese cada verso que cantaba sin importar nada más, como si la conexión entre cantante y canción fuera tan reciente como el aire recién inhalado y tan inmortal y perpetuo como el último suspiro.

Se mostró incluso dicharachero dentro de lo extremadamente reservada que es su personalidad. Interactúo de muy buena gana con el público en contadas ocasiones, incluso mencionó haber vivido un par de calles más abajo de donde se emplaza el teatro, lugar en el que dijo haber compuesto varios temas en los días en que solía vivir en Seattle.

Una actuación breve, intensa mágica e inolvidable.

Aquí los temas interpretados: Holland, 1945 · Two-Headed Boy Part 2 · A Baby For Pree · Ferris Wheel On Fire · The King Of Carrot Flowers Part 1 · The King Of Carrot Flowers Part 2 & 3 · Oh Comely · Ghost· Gardenhead · Naomi · April 8th · Two-Headed Boy · The Fool · BIS · In The Aeroplane Over The Sea

Háganle caso a Anna de Everyday Music, Seattle:

Med Vega

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!