El amigo Alan Sparhawk nos trae en esta temporada sendos flamantes trabajos por parte de sus dos grandes proyectos musicales. Low y Retribution Gospel Choir. Dos formas bien diferenciadas de liberar energía y de transmitir sensaciones y emociones. Ambos grupos compartirán el mismo alma y cerebro, la misma razón y corazón pero el espíritu y los resultados son tan dispares como igualmente interesantes.

Low – The Invisible Way (2013, Sub Pop)

Low cuentan ya con una más que sólida carrera a sus espaldas, una colección de discos siempre, como poco notables, cargados de preciosas melodías y deliciosas armonías trenzadas por el propio Sparhawk y su señora esposa y batería Mimi Parker. El trío lo completa el bajista Steve Garrington y de ellos sólo cabe esperar pequeñas joyas indispensables, obras hechas con un tremendo mimo y amor por lo que se hace, pasión por el detalle y la más pura hermosura. Para dar continuidad al fantástico y ejemplar C’mon (2011), el cual he de reconocer que es una debilidad personal absoluta, ponen a cargo de la producción ni más ni menos que a todo un Jeff Tweedy ¿expectativas? Por las nubes, lógicamente. Pero no me voy a poner a comparar ni con C’mon, ni con The Great Destroyer (2005) o Long Division (1995)… 

En The Invisible Way nos encontramos esa delicadeza a la que tan bien acostumbrados nos tienen, esas canciones rebosantes de belleza, ese aparente minimalismo que encierra capas y más capas de dedicación y encantadora esencia. Aquí y ahora gana protagonismo el piano, así como la presencia de Mimi, que está sencillamente inconmensurable, las canciones donde ella es la protagonista a las voces brillan especialmente y en esta ocasión son ¡hasta cinco! y bienvenidas sean. Válgame “So Blue“, “Holy Ghost” o “Just Make It Stop” como ejemplos de lo que hablo. Maravillosas cucharadas de embriagadora nostalgia. Low se defienden como nadie cubiertos de tristeza pero sin duda también saben liberar cierta alegría y esperanza y así diría que es el tono de su más reciente entrega. Otro disco notable y van…

No resulta complicado imaginarse a Alan Sparhawk inmerso en Low como en el grupo de su amores que es, una suerte de estrecha y longeva relación donde el esfuerzo y los sacrificios van de la mano de la felicidad… y, al fin y al cabo, la vida. Por su parte Retribution Gospel Choir podría ser esa escapada de fin de semana que se hace de tanto en cuanto con los colegas para hacer el caballo loco.

Aquí “Just Make It Stop“, qué cosa más linda…

Retribution Gospel Choir (2013, Sub Pop)

Retribution Gospel Choir parece nacer de la necesidad de Sparhawk de dar rienda suelta a sus más oscuras necesidades eléctricas. Una energía devastadora y destructora en forma de atronadora tormenta que te pilla completamente desprevenido al venir del mayor de los sosiegos. Un torrente que nace del ansía por galopar entre distorsiones y angulosas guitarras al más puro estilo de la escuela de los más desbocados Crazy Horse. Los Retribution Gospel Choir, que cuentan también en sus filas con Steve Garrington al bajo, despachan ahora 3, que continua la secuencia lógica de los muy recomendables: Retribution Gospel Choir (2008) y 2 (2010).

En esta ocasión la propuesta se antoja aún más directa y visceral ya que las dos únicas canciones que conforman el álbum -ambas bordean los 20 minutos- tienen su origen en una improvisada y única sesión de estudio. Tanto “Can’t Walk Out” como “Seven” son tan poderosas como inmediatas y expansivas. Siguiendo las enseñanzas de los mejores secuaces del tito Neil al dedillo, todo un desenfrenado viaje de tajante pulso y espíritu animal pero también detallista y controlado cuando la ocasión lo merece. En “Seven” colabora otro miembro ilustre de Wilco, el bueno de Nels Cline que impregna la canción de su desbordante personalidad y sonido llevándosela por completo a su terreno e insuflándole un plus de elegancia. Cline ya colaboró con Sparhawk con excelentes resultados en “Nothing But Heart” de ese gran discazo de Low que es, como comentaba antes, C’mon (2011).

Puestos a comparar, aquí y ahora sí, el cómputo global igual no llega al estupendo nivel de sus dos predecesores, discos de mucha más enjundia y presencia, trabajos donde se encuentra mucho más que rascar, más profundidad y diversidad de registros siempre con toneladas de energía como principal motor conductor. Pero cuanto menos, Sparhawk, nos propone un viaje bien disfrutable y donde su segunda escala es un señor paraje digno de ser transitado.

Les dejo aquí la mitad de 3 que en esta ocasión en vez de uno y medio son “Seven“…

Med Vega.

Ilustración por Cristina Carmona.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies