Hace unas semanas Lou Reed cumplía 71 años. Un motivo más que suficiente para hacer un recorrido por la vida y la larga trayectoria musical de este neoyorquino que supuso un hito en la historia del rock alternativo, y que no solo se ha consolidado como una leyenda, sino que también ha logrado convertirse en un sólido referente musical para bandas posteriores. Es el momento de recapitular y de hacer balance de todo lo que Lou Reed nos ha aportado.

Sus comienzos más memorables se remontan a la década de los 60, cuando funda con John Cale, The Velvet Underground, un grupo sombrío e incomprendido en sus inicios, con unas canciones oscuras y una temática demasiado controvertida para la época. Eran tiempos en los que el movimiento hippie y la psicodelia irrumpían con fuerza en el país y The Velvet Underground, que nada tenía que ver con todo aquello, no terminaron de calar en la esfera musical de entonces. Habría que esperar bastantes años para que el grupo obtuviera el reconocimiento que a día de hoy tiene. Sin embargo, algunas de las mejores canciones de la historia se le atribuyen a Lou Reed, letrista, guitarrista y cantante del grupo, que componía verdaderas poesías musicales, con letras y ritmos sencillos, pero que advierten un gran trasfondo en su lírica. Hablar de «Heroin», «I’m waiting for the Man» y también «All tomorrow’s Parties», (esta última, escrita para ser interpretada por Nico, una cantante alemana que se convirtió en el capricho de Andy Warhol, productor y manager del grupo en sus inicios), es hablar de un Lou Reed que quería reflejar en sus canciones una ciudad de Nueva York decadente y marginal. Muchas de estas letras fueron escritas por Reed antes de que el grupo se forjase, razón por la que continúa interpretándolas en discos posteriores cuando decide comenzar su andadura en solitario unos años después.

Sus primeros pasos como solista los da en Londres, en 1972, estrenando el disco que lleva su mismo nombre y con el que la crítica decidió ensañarse y desprestigiar su debut. Si los sesenta estaban marcados por los ritmos psicodélicos, en los años setenta, una música más bailable y discotequera comenzaba a abrirse camino. Parecía que la suerte seguía sin estar de su lado. Sin embargo, David Bowie, fan incondicional de The Velvet Underground, deposita la confianza en el americano proponiéndole colaborar juntos en el lanzamiento del que sería su segundo trabajo. Y así surge Transformer, calificado como uno de los mejores discos de su carrera musical, tal vez por la mezcla de estilos, y porque recuerda, en cierto modo, tanto a su época con la Velvet, con Andy Warhol al mando, como al Bowie más puro de esa década. Sin duda, una combinación asombrosa. Once canciones sin desperdicio, de donde ha salido su canción por excelencia, «Walk on the Wild Side», tal vez la que le ayudó a impulsarse hacia ese reconocimiento con el que estaba en deuda.

Ya a flote en el panorama musical, y un año más tarde, sale a la luz Berlin, un disco desgarrador que narra la historia de una prostituta alemana. Varias canciones fueron censuradas en algunos países por la crudeza de sus letras y sus sonidos.

Entre sus discos más modestos (porque los tiene) se encuentra Sally Can’t Dance, un álbum que obtuvo buena crítica y buen índice de ventas, pero bastante insustancial.  A partir de ese momento, la calidad de sus discos comienza a decaer, y habría que esperar a los años ochenta para volver a ver a un Lou Reed en su estado más puro. Legendary Hearts y New Sensations a comienzos de esa década, muestran un punto de inflexión en la carrera de Lou Reed, pero será con New York, cuando encuentre de nuevo la inspiración gracias a su ciudad natal.

La década de los noventa estuvo marcada por la muerte de dos de sus mejores amigos, y sobre este tema reflexiona en Magic and Loss. En Set The Twilight Reeling nos descubre su faceta más romántica. En el 2000 reaparece con Ecstasy y tres años después publica The Raven, basado en textos de Edgar Allan Poe y que supone, hasta el momento, su último trabajo. En medio de esta vorágine musical, Lou Reed también se atreve con conciertos acústicos, la grabación de discos en directo, una gira con The Velvet Underground y un doble álbum experimental muy mecánico, metálico y transgresor (Metal Machine Music).

Sin duda la trayectoria de Lou Reed ha sido intensa, marcada por turbios acontecimientos que han sido la fuente de inspiración de las letras con las que este animal de corazón legendario nacido para el rock and roll, se ha convertido en leyenda. Por muchos años más así, Lou.

Ilustraciones por Barce y Zorro de la dehesa

Texto por Fátima Polo. ¡Pincha en el nombre de nuestra colaboradora para visitar su web y leer más estupendos artículos!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!