Varios personajes secundarios están dando un paso al frente este año 2012, no sé si es casualidad o que los mayas quieren saldar pequeñas deudas antes de dar carpetazo al globo.

Es el caso de Andrés Herrera, Pájaro, que con su personalísimo homenaje a la Semana Santa vía Spaguetti Western parece haber puesto de acuerdo a todos obteniendo un éxito que merecía tras años acompañando en la sombra a clásicos del rock sevillano. Ahora es el turno de su colaborador en Santa Leone, Julián Maeso (igual les suenan formaciones como Sunday Drivers, Speaklow, The Sweet VandalsQuique González, The Blackbirds, M-Clan…), experimentado teclista y auténtico especialista del hammond, quien se atreve y de qué manera como cantante y compositor: debuta con disco doble, 19 canciones, orientado al más puro estilo sureño (norteamericano) y auspiciado por la casa Sony Music.

No sé si el músico toledano correrá la misma suerte que Andrés, ya que su propuesta no es fácil de aprehender en un par de escuchas. Pese al indudable atractivo, Dreams are Gone es un Lp denso, que requiere de tiempo, de paciencia, que recompensa más conforme más se le pide, pero que desde luego no es el producto demandado por el público medio español; para hacernos una idea, el sonido es sureño pero no tan edulcorado o retro como un M. Ward, ni accesible y festivo al estilo de los Coronas o Arizona Baby. Aquí lo que hay es sincero amor por la música de raíces, esa que nació a orillas del Mississippi, sin concesiones a la galeria. De hecho, si este disco no se exporta, sinceramente (ojalá me equivoque) me lo imagino condenado a coger polvo al fondo de la estantería del Corte Inglés, lo cual sería una pena porque por nuestra parte creemos que tal derroche de honestidad y exquisitas maneras no merece otra cosa que triunfos y reconomiento. Si se vendiera bien servidor recuperaría la fe en el género humano.

Desde la inicial “A hurricane is coming“, un gospel que remite al “John the Revelator” de Son House pero que pronto crece apuntando hacia San Francisco circa 1967, Maeso no esconde sus cartas: mayormente blues, folk, country, algo de psicodelia bien entendida, hard-rock, soul, incluso una pizca de rocksteady. Este por tanto no es un viaje en solitario de voz y guitarra (alrededor de unos 25 músicos participan): el proyecto ha ido creciendo desde hace un par de años, con Julián establecido en Valencia para cambiar de aires y grabado en Toledo, donde él mismo construyó el estudio con ayuda de unos amigos. La música que suena aquí es la que el autor lleva escuchando desde pequeño, la que realmente le gusta, y cada canción crece en una dirección distinta pero coherente, sin más directriz que la propia intuición. Además, Dreams are Gone no es un título casual, Julián dice haber perdido ilusiones y sueños por el camino (la disolución de su banda madre, ruptura sentimental, una infructuosa búsqueda de trabajo fuera del mundillo de la música…) y este álbum es la respuesta, triste y purificadora, la clásica manera de salir adelante y pasar página para el que no encuentra otra salida. Se nota en la interpretación, más que creíble diría real, auténtica, profunda y delicada. La instrumentación es de una factura exquisita: tacto y belleza cuando hay que tocar la fibra, ferocidad e inspiración cuando hay que dar rienda suelta al animal. Espectacular.

En principio fue autoeditado con el mismo nombre en formato Ep de 7 canciones pero por una casualidad del destino acabó interesando a un representante de Sony (debe ser la excepción que confirma la regla) y tomando así el tamaño y espacio merecidos.

El caso es que para los amantes de los Allman Brothers, CSN&Y, Bob Dylan, The Band, Little Feat, Lynyrd Skynyrd, o los Jayhawks, Son Volt, The Black CrowesThe Sadies, Los Deltonos y demás sucesores de esta santa música Dreams Are Gone es de obligada escucha, el músico pasa por encima de géneros sin el más mínimo pudor y el lote deviene un perfecto acicate para la aburrida escena rock patria. Una verdadera delicia que no para de sonar en mi equipo, la banda sonora perfecta para este otoño anodino que se nos viene encima. A quienes no estén familiarizados con el rollo, solo deténganse y denle una oportunidad, escuchen, presten atención a los textos o simplemente déjense llevar a través del recorrido emocional que plantea Maeso, o ¿acaso es que nunca se han sentido jodidos por un desamor, abandonados como un perro, incomprendidos como un loco, perdidos como un exiliado o formulando preguntas que no tienen respuesta? Pues eso.

Destaco algunos de mis favoritos y les dejo el enlace a la versión digital para que ustedes mismos juzguen: “Jails“, “Tears Come From You“, “It’s Been a Hard Day“, “You’d Better Not Hurt Me Again“, “Men & Ladies“, “We live behind a Shadow“, “Back Here You Belong” o “Won’t We Come Back for More?“.

http://www.julianmaeso.com

A Hurricane is Coming

Texto e ilustración por Zorro de la Dehesa

zp8497586rq

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!