Es escuchar los versos del adelanto “Magia Negra” y su tratamiento en clave soul, y uno no puede evitar pensar que Josele ha logrado salvar al mejor Josele de sí mismo. Esto es, ha puesto en marcha a sus fantasmas.

“Vuelve y miente otra vez / todavía te querré / Suerte apréndeme bien, Magia Negra baílame / Magia Negra, ven”.

Magia Negra

Pocos discos conseguirán este año arrimarse siquiera a la extraordinaria colección de coplas que Josele Santiago nos acaba de regalar con Transilvania

Ha vuelto una lucidez que, si bien nunca se perdió, suena de nuevo a sabiduría suprema. Esa misma que escribiéndose callejera, trasciende a lo universal gracias a esa erudición tan propia de nuestros abuelos, de lo rural.

Vuelvo a esa preciosidad de adelanto titulada “El Bosque”. Y no es difícil imaginar a Josele y su nueva banda, capitaneada por las guitarras de Xarim Aresté, y completada por Ricard Sohn (piano y teclados), Miquel Sospedra (bajo) y Ermengol Mayol (batería) refugiados en esa bestialidad de masía que es La Casamurada. El acabado es tan espectacular que acojona.

El Bosque

Un Josele nada complaciente, hace gala de una mala hostia inusitada. Al menos aquí no hay apenas hueco para el humor de antaño y el madrileño no hace sino escupir flemas envenenadas de lucidez. En “Déjame sufrir” parece subrayar cómo nuestras existencias están marcadas por la sumisión y cómo nuestras vidas se consumen en un bucle, un continuum donde nos las tragamos dobladas. Cosa seria.

Más cruda “Saeta”, pone el foco sobre la plaga de casos de pederastia que, como setas, afloran en temporada eclesiástica:

“Permitirás, serás amable, ahora es la hora de aceptar / su piel su sangre, tragarás”.

Saeta

En la fantástica “Cómo reír” se cuelga el mismo disfraz de deliciosa frivolité dylaniana circa “Blonde on Blonde” para cuestionarnos a quién estamos sirviendo y a quién reímos las gracias:

“Dale a tu señor risas a expuertas / cotiza y aumenta tu valor”

“Penoso roedor, vil y miserable / agárrate a tu cable salvador / singular preparación, don de gentes, ambición / meteórica ascensión inminente”

En “No se equivoca el mal” reflexiona sobre lo puñetero del paso de nuestro tiempo y cómo, a la vuelta de la esquina, a todos nos espera el mismo final.

Por su parte en la inicial “Un Guardia Civil” relata la violencia, racismo y odio de otros tiempos que parecen volver en esta medio hilvanada España que se deshilacha por una esquina mientras la otra se descose:

“Es el dedo de Dios el que aprieta el gatillo o no / son sus pies los que yo voy a arrastrando hasta el portón / un trueno en el sol / he oído he creído tu voz / qué bueno señor es sentir en las tripas todo tu amor”.

Más explícito aún está en “Ángel”:

“Maldigo vuestra podrida nación, sois una puta infección. os mataría sin excepción, con niños pequeños y to”.

En esa escalada tonal que es “Prestao” (la capacidad de adjetivar de Santiago es tan suya como simple e inalcanzable) el rizmanblús de Josele reescribe a su manera aquella delicia llamada “Thing for You” que nuestro sureño favorito Chilton entregó en el enorme High Priest registrado en Ardent, Memphis.

Transilvania es una obra descarnada. Cruda y soberbia. Acaso solo superada por aquél imprescindible e inabarcable Y las golondrinas, etc

En “Ovni Viejo”, el productor Raúl Refree pinta de color rosa las paredes del Estudio Calamar, evocando a la manera de los primeros y mejores The Band, una canción que recuerda poderosamente a otra escrita ya en 1986. Su título: “Camarerito”, perteneciente al debut de Los Enemigos “Ferpectamente”.

Camarerito

Por cierto, fue aquél un Ferpecto debut impensable hoy, dada la alargada sombra de la odiosa corrección política (“Florinda”, “La paella”) y la condena mediática de esa escupidera vecinal que son las redes sociales.

Transilvania es una obra descarnada y cruda. Soberbia y descomunal. Acaso solo superada por aquél imprescindible e inabarcable Y las golondrinas, etc.. Aún así será el tiempo el que dicte sentencia. No obstante, pocos discos conseguirán este año arrimarse siquiera a la extraordinaria colección de coplas que Josele Santiago nos acaba de regalar.

Gracias.

Josele Santiago - Transilvania (2017, Altafonte)
4.9Nota Final

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies