Para el que aquí escribe 2015 ha sido un año mucho más excitante en cuanto a cine que en lo que a música se refiere. Siempre hay excepciones y en algún sombrío puente entre ambos mundos acecha uno de esos trabajos que sí merecen la vitola de magnético, oscuro o vibrante. Uno de ellos es sin duda este Lost Themes perpetrado por el legendario cineasta John Carpenter.

Carpenter viene curado de espanto y curtido en la composición de decenas de bandas sonoras para sus propias películas. Sirvan los scores de las míticas La Niebla, Escape from New York, Halloween, la muy infravalorada Vampiros o Asalto a la Comisaría del Distrito 13 como aval de lo que en Lost Themes uno se puede encontrar. En The Thing los créditos nos dicen que es de Ennio Morricone pero en la película apenas hay música y la que hay suena al amigo John. A saber… Un Morricone que por cierto vuelve a brillar como la leyenda que es con su música para The Hateful Eight, la octava película de nuestro cabezabuque favorito, Quentin Tarantino.

Lost Themes supone un debut a los 60 y pico años con una obra musical con vida propia. ¡Están Vivos! Maldita sea. Temas que no se ven sometidos a más imágenes que las que el oyente decida aportar desde los enfermos recovecos de su psique, de sus entrañas o de su alma.

Pese al título del disco estas piezas estaban como mucho perdidas en la mente del director, no se trata de una selección de descartes de bandas sonoras pretéritas sino de material nuevo creado en libertad. Sin el corsé de la escena o la amenaza de la tijera de la sala de montaje. Carpenter se acompaña de su hijo Cody y su ahijado Daniel Davies con el propósito de divertirse y los temas fluyen como si no hubiera mañana. Las atmósferas se expanden, los ambientes se enrarecen y el mapa sonoro trenzado casa con su universo cinematográfico como Kurt Russell, la Antártida y una botella de J&B adquirida en la tienda de la esquina de Little China. Nada cuesta imaginarse a Snake Plissken rodeado de la brillante y nocturna negritud de Obsidian, vivir una vampírica persecución a lomos de Domain o danzar en Halloween a ritmo de Fallen.

John Carpenter – Vortex


Sintetizadores y ecos ochentas (80’s) cargados de la personalidad de su autor… intriga a cada paso, sombras dibujando siluetas amenazantes en cada surco. Hipnótica y atractiva maldad que desafía abismos y seduce con las armas de siempre, acción, terror, suspense… El apocalipsis no tardará en llegar y en un futuro post-apocalíptico sonarán estos temas.

El vinilo viene acompañado de un código de descarga que da acceso a las 9 canciones originales y media docena de remezclas. De ellas vamos a destacar la que llevan a cabo Zola Jesus y el productor Dean Hurley sobre Night o la de Wraith a manos de ohGr, nombre bajo el que se esconde Nivek Ogre de Skinny Puppy. Estas remezclas y un par más saldrían publicadas unos meses después también en formato físico bajo el título Lost Themes Remixed

Carpenter es compañero de sello discográfico (Sacred Bones) de David Lynch. Ya están tardando en sacar alguna movida juntos. Demonios… ya puestos que llamen a Dario Argento y a David Cronenberg y líen la mundial. O ni eso, John no los necesita.

John Carpenter’s NightZola Jesus & Dean Hurley

John CarpenterNight

Med Vega (Suspiria)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!