Pocos músicos conocen mejor los misterios de la tradición sureña, pocos son capaces de reproducir los clásicos sonidos del viejo rock and roll con la credibilidad y autenticidad con que Jimbo Mathus lo hace. Jimbo es uno de los pocos supervivientes de la generación anterior que persiste en su empeño de ser fiel solo a sí mismo con la tozudez del que sabe que tiene la razón por mucho que su cuenta corriente le sugiera una concesión a los cambiantes caprichos del mercado. Cualquier otro habría sucumbido a la fórmula de éxito con la que los Black Keys renuevan el blues y el soul (con Dan Auerbach, Jimbo produjo el album C´mon, C´mere de Patrick Sweany), pero Mathus nunca se ha dejado engatusar por intereses comerciales, es más, debe ser un tipo de esos anclados en otra época, eminentemente sureño, humilde, testarudo y feliz sin necesidad de Iphones, trajes brillantes o coches deportivos.

Este Dark Night of the soul es de esos discos con los que uno, cansado de buscar estímulos en la música actual, bien podría ponerse en paz con el resto del mundo. Quizá esto suene exagerado pero al menos puedo decir que era casi una obligación para servidor escribir unas palabras aplaudiendo su contenido ya que vengo volviendo a él desde hace meses en busca del mojo, del extático sentimiento de placer que produce escuchar a Jimbo cantando desde el fondo mismo del alma, ayudándose de los acordes y riffs de siempre, desde la honestidad y pureza que los convierten en algo fresco, auténtico y visceral.

Guitarras rugientes, slides sinuosos, hammonds, soul, blues… con The BandHawkeye Jordan«) a la vuelta de la esquina, los Allman BrothersFire in the canebrake«) en el horizonte, los Stones del Exhile («Rock & Roll Trash«) bendiciendo cada surco y los Black Crowes maduros («White Angel«) cargados a lomos de su espalda. Mathus, a pesar de ser capaz de estremecerte sin necesidad de acompañamientos, se luce esta vez con banda produciendo el disco de rock definitivo que su carrera merecía.

Escuchen sino esa joya llamada «You shine like a diamond» donde el ex-Squirrel Nut Zippers da rienda suelta a su faceta más romántica. ¿Acaso no les dan ganas de comérselo a besos…? ¡Menuda delicia!

Sin más, me retiro a meditar a mis aposentos con ayuda de mi mantra favorito mientras les dejo con la música de Jimbo:

You Shine like a Diamond

Burn The Ships

Texto e ilustración por Zorro de la dehesa

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!