Sábado 1 de Septiembre, 21.00 horas, el verano se despide y por fin nos suben el IVA. De forma general, el país está sumido en una crisis sin precedentes, y entre otros palos, este lujo de la música y los conciertos no se iban a librar… me temo que Jack White no entiende de esto. SOLD-OUT en La Riviera , a 40,50 trompos el ticket.

Ciertamente no era un concierto al uso en esta sala, La Riviera, irreconocible por tal afluencia (no por el sonido). Gran expectación, nervios, largas colas, 5 mega-trailers para este monstruo y esas dos super bandas, The Buzzards (de señores) o The Peacocks (de señoritas), que saca según le venga en gana.

Jack White puede ser el personaje más mediático en esto del Rock’n’Roll en los tiempos que corren, mirando por el retrovisor a bandas como The Black Keys o por qué no, The Darkness. Y es que este señor hace que el blues más primitivo, riffs prehistóricos, la garra del garage o la actitud y crudeza del punk sean de interés popular. Y esto es de agradecer. No es que un servidor necesite compañías y no perderse al grupo de moda, pero ver 2.500 personas disfrutar y endurecer las caras mientras suenan trayazos como “Hotel Yorba”, “Steady as she Goes”, “I Cut Like a Buffalo” o “Freedom at 21” es emocionante.

El aspecto y puesta en escena es impactante. Mr. White con ese look de amigo íntimo de Steve Buscemi en Boardwalk Empire, y The Buzzards, con ropas y boinas típicas de ex-miembros de Buena Vista Social Club. Mención especial para el batería de la banda. Situado de frente, a la izquierda del escenario, conseguía captar la atención casi tanto como Mr. White en canciones del tempo de “Steady as She Goes”, su entrada tras los riffs de la cover de Dick DaleNitro”, o cómo no, el comienzo de “Seven Nation Army”.

Entre otras, sonaron canciones de su nuevo disco Blunderbuss, “Freedom at 21”, “Sixteen Saltines” o “Trash Tongue Talker”. “You’re Pretty Good Looking” (DeStijlWhite Stripes), “Hotel Yorba”, “We’re Going to Be Friends” (White Blood CellsWhite Stripes), esa maravilla de single que es “Steady as She Goes” (Broken Boy SoldiersThe Raconteurs). Temas de su super grupo con Alisson Mosshart (The Kills) “I Cut like a Buffalo” (HoreHoundDead Weather). Siguieron “My Doorbell” (Get Behind Me SatanWS) y la hipnótica “The Hardest Button To Button” (ElephantWS). Y como cierre, sí señor, “Seven Nation Army”.

Para algunos previsible, para otros una bendición. Escuchar (una pena en La Riviera, sí) un himno de este calibre debería estar por encima del bien y del mal. Le pese a quien le pese, este es el “Smoke On The Water” de los niños de la ESO. Este moderno de Detroit, de dudosa reputación entre algunos puristas, escucha más a Blind Willie McTell y Mississippi Fred McDowell que muchos abanderados en mono vaquero y uñas negras. Sólo queda encomendarnos a su buen hacer y bien venderse, y esperar que en un futuro no muy lejano, las nuevas generaciones consigan apreciar esa base e interior de música americana, raíces y blues del delta, que nadie como Jack White está consiguiendo traer de vuelta a lo más alto.

Un placer y vuelve pronto.

Texto por Steven Basquiat.

Ilustración por barce.

zp8497586rq

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!