Godspeed You! Black Emperor siempre han tenido claro que todo se va al carajo. Toda la monolítica obra del combo canadiense se asienta sobre un romántico y cáustico pesimismo, sobre una calma tensa que se ve emboscada por una épica incendiaria que ahoga y destruye cualquier atisbo de luz y esperanza en el futuro. Ninguna otra banda actual parece tener tan presente que el universo entero de Mad Max nos espera a la vuelta de la esquina. Al compás de sus sinfonías de destrucción, el reloj del Juicio Final se coloca a escaso minuto y medio de la medianoche. En Luciferian Towers, los de Montreal, aunque más melódicos y accesibles de lo que acostumbran, vuelven a recorrer viejos parajes devastados. Vuelven a descubrir la belleza que habita en el caos. Escombros a un lado, edificios en llamas al otro. El apocalipsis no va a llegar. El apocalipsis ya está aquí.

Godspeed You! Black Emperor vuelven a componer la banda sonora para el apocalipsis en Luciferian Towers. Un artefacto sónico apabullante repleto de seductoras imágenes de destrucción, caos, belleza y libertad

Luciferian Towers viene atravesado por cuatro movimientos que parecen cables de alta tensión. Cuatro cortes profundos y vibrantes donde las melodías se desdoblan, las baterías son capaces de echar a abajo columnas de hormigón armado, los vientos parecen invocar a una maldad implacable y las guitarras y violines escupen azufre. Cada riff brota, florece y muere en la angustia de otro riff aún más desafiante, árido e incómodo. Hipnóticas y opresivas sonoridades con ecos al Ennio Morricone más desértico. Paisajes sónicos y decadentes donde el éxtasis del oro ha acabado desembocando en el triunfo de la soberbia y el egoísmo, en la glorificación de las fronteras. Furia y rabia contra la luz que se esconde. Godspeed You - Luciferian

Godspeed You! Black Emperor proponen una experiencia que merece la pena vivir. Un viaje que va desde esa suerte de vals de enfermiza atmósfera que es “Undoing a Luciferian Towers” hasta una explosión de coraje y oscuridad en “Anthem for No State“. Una montaña rusa de sensaciones que va mucho más allá de la manida cadena: quietud-descarga-calma-tempestad, de la que tanto se abusa dentro del género. Los canadienses construyen estructuras sónicas gigantes de desesperanza y falsa ilusión que saben a cemento, lejía y miedo. Trenzan complejos laberintos de disonancias y niebla, vientos de guerra, percusiones militares y guitarras retorcidas que describen una belleza extraña y psicótica. Poética y claustrofóbica. 

Luciferian Towers no gozará de la repercusión y devoción de la que han gozado otros largos del multitudinario colectivo (sí, ya sabéis: Lift Your Skinny Fists Like Antennas to Heaven o Allelujah! Don’t Bend! Ascend!), pero es una prueba definitiva de la maestría que han alcanzado como compositores y creadores de piezas que encierran la más libre de las bellezas. 

Godspeed You! Black EmperorLuciferian Towers

Med Vega

Godspeed You! Black Emperor - Luciferian Towers
4.1Chirucas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies