Parto de la base de que no soy el más indicado para hablar de Giant Sand puesto que mi relación con la banda de Arizona es más bien reciente. Aún así puedo sacar pecho afirmando que desde que Is All Over the Map (2004) llegó a mis manos he indagado cuanto he podido en todo lo relativo a la carrera de Howe Gelb y los distintos músicos de que se ha rodeado.

Tucson: A Country Rock Opera traía de vuelta a uno de nuestros favoritos en un ambicioso proyecto tras el menor aunque no  denostable Blurry Blue Mountain de hace un par de años. Ambicioso porque aventurarse a la tarea de un álbum conceptual entraña además de un esfuerzo sumplementario, cierto componente de riesgo. Vamos, que como no montes bien el chiringuito, se te puede caer encima.

Parece ser que la idea de una ópera rock se venía mascullando en la mente de Howe Gelb desde los albores de su trayectoria allá por los tardosetentas. El hecho de hacerlo a tales alturas y no antes está motivado según parece por un hecho revelador acaecido en Berlín. Con motivo del musical Carinito, algo así como una BSO con el desierto como telón de fondo, se reunió a una serie de músicos para que interpretaran una especie de cumbia. La gracia estaba en que estos instrumentistas de distinta procedencia no se conocían entre sí hasta el momento justo de empezar a tocar. La experiencia fue tan enriquecedora que Howe se llevó consigo a parte del personal para que le echaran un cable en el disco que le ha reconciliado con su eterna ciudad natal. Al aumentar la familia lo hizo también su nombre: Giant Giant Sand.

Pese a no desarrollar una trama lógica a lo largo de sus 19 canciones sí es cierto que se conserva un hilo conductor que aparece y desaperece caprichosamente entre manchas de gasolina, polvo y surrealismo (a destacar también la preciosa portada, obra de Víctor Coyote). Un protagonista que no solo es identificable como alterego de Howe sino que el propio autor se refiere, a él como «hombre medio canoso con evidentes signos de ingenuidad infantil». Si además de eso sabemos que la historia es una especie de falso roadtrip donde el prota huye de Tucson para luego volver a casa la cosa está más clara que el agua clara.

Pero vayamos a la música. El inicial «Vals del viento silbado» nos adentra en un fascinante submundo atravesado por las carreteras secundarias del sueño americano. «Forever and a Day» es la marcha trotona en busca de otra realidad gritando con despecho a los pueblerinos: «Goodbye suckers«. A lo que ellos responden, injerto mariachi mediante, con un «Adiós loser«. «Hot Love» es un número country desde el patio de prisión con los ojos en el horizonte, no me preguntéis por qué. «Plane of existence» no se sabe si suena en la cabeza de nuestro protagonista o es una pequeña balada que resuena al fondo de la cantina. Solo sabemos que hace calor y la noción del tiempo se desvanece.

Con una tímida guitarra flamenca se despereza esa maravilla cortante llamada «Undiscovered Country», inicio del 2º acto de la obra. Esquiva y errática, parece una versión western del «Bangkok» de Alex Chilton. Probablemente el mejor capítulo de esta extraña representación. También hay lugar para composiciones ajenas: «Love comes over you» y «The sun belongs to you» nos descubren a un tal Brian López que dispara a parajes cinemáticos más propios de Calexico que de la banda que editara el grandioso «Chore of Enchantment» con la llegada de los dosmiles. Por lo general se puede observar que el sonido de Giant Sand, en general, suena aquí más concreto de lo habitual, menos destartalado y experimental de lo que acostumbra. «Thing Like That» es un country extraído indisimuladamente de ese manual llamado Folsom Prison Blues y «We don’t Play Tonight» es un rocanrol de los de toda la vida que suena mientras nuestro hebrio prota se toma un café que le ayude a despertar y a asegurarse si efectivamente se está enamorando de la chica de la caja registradora.

De repente algo obliga a girar la cabeza. Al otro lado, en un escenario que no hemos visto hasta ahora empieza a sonar un jazz. En él una sensual Lonna Kelley vestida de rojo interpreta «Ready or Not». De un plumazo ha finalizado y para más aturdimiento nos asalta un desafinado blues («Mostly Wrong») que cerrará el segundo acto sonando desde un transistor.

A modo de trance «Hard Morning In a Soft Blur» nos devuelve a aquella frase del principio mientras se atraviesa una especie de vigilia: «Adiós Loser«. «Recovery Mission» nos trae aquellas serenas sonoridades que poblaban nuestro favorito «proVisions» («recovering… recovering… step by step»). La escena aparece más iluminada que nunca. «Slag Heap» suena incómodamente familiar, por momentos el titubeante personaje central parece creerse en casa de nuevo pero en un abrir y cerrar de ojos se descubre a sí mismo muy lejos. Está en esa España misteriosa vista a través de los ojos de Gelb. Ese imán venenoso que es Andalucía.

Vamos llegando al final del viaje. «Not The End of The World» parece sacado de una versión más plácida, reflexiva y menos angustiosa del Berlin de Lou Reed. Todo vuelve a encajar en el accidentado subconsciente del protagonista. Y si Berlín precisamente fue el punto de partida de todo, a continuación, la cumbia de aires festivos «Carinito» pone las cosas.

Poco importa que su sitio no sea el habitual transitado por los Giant Sand de siempre. El carácter más global de este Tucson ha propiciado un singular capítulo en la trayectoria de los de Arizona, y al fin y al cabo siempre preferiremos la visión arriesgada y en constante movimiento de nuestro canoso favorito a cualquier sucedáneo.

A modo de anexo todavía nos obsequia con «Out of the blue» y, cuando los títulos de crédito ya han pasado, «New River«, sonando desde la misma desvencijada radio antigua de antes, cierra esta aventura de la mejor manera posible con los siguientes versos (ya aparecidos en su disco «Alegrías«):

«Eres tan parecida al río…
bonita, retorcida y azul.
Parece que estás aquí para siempre,
pero realmente estás de paso.
El río aquí es antiguo,
pero las aguas son siempre nuevas.»

Forever And A Day (versión single)

Texto e Ilustración por Barce.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!