Con bandas como The Gaslight Anthem un servidor sólo puede desear que les vaya a las mil maravillas, si eso quiere significar que lleguen a pegar el pelotazo y acaben llenando estadios, adelante. Situación, también es verdad, que con cada nuevo disco que sacan parece más cercana. Porque hechuras de banda grande gastan, magníficas y adictivas canciones tienen, por supuesto cuentan con un directo demoledor que de no ser así todo lo demás sería tontería y con este Handwritten suman ya cuatro discos redondos empapados en la mejor tradición y sonido americano. No, pues no está nada mal lo de estos chicos.

Estos cuatro jóvenes amantes de Breaking Bad y procedentes de la eternamente soprana Nueva Jersey facturan junto al siempre versátil y eficaz productor Brendan O’Brien (Pearl Jam, AC/DC, Neil Young, Springsteen, Aimee Mann, Stone Temple Pilots, Dan Baird, Red Hot Chili Peppers…) el que es quizás su trabajo más consistente hasta la fecha. O casi, que en álbumes como The ’59 Sound o American Slang también hay mucha tela por cortar.

Handwritten suena a todas luces acojonante, personal y contundente y con el maravilloso poso nostálgico que ganan gracias al peso de esas influencias tan marcadas que pueden vislumbrase en su música. De hecho no es nada descabellado asegurar que estos chicos han crecido escuchando y sintiendo profunda devoción por esos artistas y bandas que en tan alta estima tenemos algunos, ecos y guiños se suceden a lo largo de sus canciones de su vecino Bruce Springsteen, de los Replacements, Social Distortion, Petty con sus Heartbreakers, Pearl Jam, los mejores Bon Jovi incluso, los primeros Misfits… pero todo este cocktail bajo su personalísima visión y sin perder un ápice de entidad.

El inicio del disco es inmejorable, directo, cargado de brío, frescura y desparpajo, la dupla que forman la vertiginosa «45» y la nostálgica «Handwritten» son dos temazos de aúpa, dos endemoniados cortes que miran al pasado, no sólo en su sonido, para traer al presente sentimientos y emociones de siempre. Si estos dos temas no te dicen nada, pues seguramente Handwritten y los Gaslight Anthem no sean para ti, ahora, como conectes con su propuesta en este punto, el viaje no tendrá límites, ni el resultado fisuras. Canciones rotundas que piden una escucha tras otra, historias introspectivas y personales, de amores malditos, de coches y paseos.

Un buen y jugoso racimo de coplas de la hostia, «Here Comes My Man«, la lynchiana «Mulholland Drive«, «Too Much Blood«, la cojonuda «Howl«, en fin, todas. Para dar carpetazo se sacan de la manga una balada acústica de altura «National Anthem» seguramente lo menos punk que han parido hasta ahora, pero que igual suena tajante y descarnado, que suena a grandes artesanos de canciones. Para mi el disco termina aquí pero en su versión deluxe hay tres cortes más, dos de ellos versiones, el «Sliver» de Nirvana y el «You Got Lucky» del señor Tom Petty.

Incluye Handwritten en su formato físico un inspirado texto a cargo de Nick Hornby (Alta Fidelidad, About a Boy, 31 Songs…) sobre la banda y sus canciones, sobre hacer cosas nunca antes hechas o asumir que …qué demonios, léanlo que merece la pena.

Aquí esa preciosidad de vídeo que es «Handwritten»:

Med Vega (and we only write by the moon, every word handwritten…)

zp8497586rq

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!