Father John Misty es más que el álter ego de Josh Tillman. Más que la máscara que representa su yo más verdadero, su ser más sincero. Father John Misty es el artista-entertainer, showman y antihéroe que la era de la posverdad se merece, pero no el que necesita ahora mismo. Así que lo perseguirán por redes sociales y webs musicales hipsters, porque el puede resistirlo. Porque no es un héroe. Es un guardián de lengua bífida, un protector vigilante armado con la más fina de las ironías. Un desaliñado caballero oscuro. Father John Misty es… Batman, Father John Misty es el Joker. Vale, aún en el primer párrafo y ya me he venido más arriba que el copón, pero que la chorradita chistosa (¿?) y el no tomarse demasiado en serio a uno mismo no eclipse al mensaje. Vivimos en una comedia de lo más cruel, vamos a tomárnosla con humor.

Father John Misty disecciona su visión del mundo a base de ironía y comedia en su nuevo trabajo. Pure Comedy rezuma absurdismo empapado en psilocibina, cinismo en LSD y la ansiedad existencial propia de estos nuevos viejos tiempos que nos ha tocado vivir.

Fear Fun sirvió como carta de presentación del descarado Father John Misty. Un disco de lo más refrescante cargado de ingeniosas y buenas canciones en las que Tillman relataba sus desventuras y miserias sin ningún tipo de pudor. El otrora batería de Fleet Foxes demostraba saber reírse de sí mismo y no tomarse demasiado en serio. Sírvame como ejemplo que con este álbum regalaba una novela en la que trabajó durante años y que acabó convirtiendo en un chiste más. Con I Love You, Honeybear, Father John Misty componía la perfecta banda sonora para la improbable historia de amor de dos misántropos. Tillman se había inventado un personaje para acabar abriéndose en canal, exponiéndose por completo con canciones e historias autobiográficas. No hay otra forma de escribir, ¿verdad?

Para su nuevo esfuerzo, Pure Comedy, toca reseñar que se trata de su obra más ambiciosa. Por duración, casi 80 minutazos de disco en la era iTunes/Spotify, y por los temas que trata. Religión, consumismo, sexo, drogas, el entretenimiento desenfrenado, machismo, la esclavitud tecnológica, la alienación, egolatría (…), temas que ya abordaba en Fear Fun pero que aquí nos encontramos con mucha más sustancia. Tillman le da una vueltita extra de tuerca a los textos y sin contenerse pero sin pasarse del todo de rosca, el resultado es impactante. Divertido, gracioso, depresivo, sincero, teatral, loco, inteligente… El apocalipsis queda a la vuelta de la esquina y todo se va al puto carajo sin remisión, por suerte estamos curados de espanto, inmunizados ante el horror y no nos perderemos ningún detalle a través de la pantallita de nuestros teléfonos inteligentes, tabletas y demás.

Vuelve a co-producir el colega Jonathan Wilson y si bien el queso está en las letras, las bellas orquestaciones setenteras, los arreglos de cuerda y vientos que arropan composiciones de piano o guitarra, arman un artefacto musicalmente delicioso. Folk-Pop barroco al servicio de la mordaz crítica social y política de nuestro desaliñado bocazas favorito.

Father John Misty - Pure ComedyLa divina comedia, la broma infinita de Father John Misty

En Pure Comedy, la canción, Tillman, entre lamentos pero con una dicción muy clara para que no te pierdas nada, reflexiona sobre desigualdad de género o la religión. Provocador y decadente, tocará narices y genitales a mucha gente. Total Entertainment Forever, es un caramelito envenenado. Por un lado la música es irresistible, por otro, la letra describe un futuro despreciable. Una distopía donde no cabe nada más que el entretenimiento a cualquier precio. Una sociedad de adictos a las distracciones donde Dios, el amor y las drogas han sido sustituidos por miles de canales que igualan a ricos y pobres, o sexo con famosos usando realidad virtual. Un mundo donde te puedes acostar con una ilusoria Taylor Swift y donde nos entretienen hasta matarnos.

The Ballad of the Dying Man supone un ácido puyazo a una especie cada vez más abundante en redes sociales y el mundo virtual: el pajillero de la indignación. En la canción, un tipo ya en su lecho de muerte se atormenta imaginando un mundo privado de su opinión y sus comentarios. El protagonista emborrachado de egolatría y narcisismo se pregunta quién va a criticar a todos esos: “homófobos, hipsters, falsos feministas y a la élite del 1%” y se cuestiona quién perseguirá a los ignorantes y pretenciosos para imponer su visión de lo qué es correcto. ¿Quién demostrará a la humanidad lo que está o no sobrevalorado cuando él falte? Dios, dale más tiempo, sólo un par de días más y déjale instaurar la dictadura definitiva de lo políticamente correcto… Quizá el día que entendamos que todos somos la misma mierda, la cosa avanza.

En el ecuador del disco, Tillman se destapa y se desnuda por completo en una balada impecable con una orquestación preciosa, Leaving LA. Ha llegado el momento de burlarse de sí mismo, de ridiculizar a su álter ego, de criticar su propia música, de mostrar miedos e inseguridades hasta rozar el autodesprecio y si la canción se tiene que ir hasta los 13 minutos y pico, pues se va. No todo debe estar picadito, filtrado y mascadito, no hay que temer a la incontinencia cuando uno se está vaciando y exponiendo su verdad. En un mundo donde reina la hipocresía, ser uno mismo es la mayor rebeldía.

Hasta aquí ya vamos bien de spoilers. Estaría feo destripar más la temática de un álbum en el que merece la pena sumergirse de lleno. Un disco donde hay mucho más que rascar: A Bigger Paper Bag, Smoochie, The Memo o So I’m Growing Old On Magic Mountain serían buena prueba de ello. Un álbum que rezuma absurdismo, cinismo, sarcasmo o ironía. Maravillosas armas para arrancar la máscara a todo cuanto nos rodea y mostrar la desagradable realidad en la que vivimos.

Father John Misty podría pasar por hijo bastardo de Randy Newman, Gram Parsons, Elton John, Andy Kaufman, Warren ZevonHarry Nilsson, el Neil Young más playero, Bill Hicks o Lenny Bruce, pero en realidad es… Josh Tillman.

 

Father John MistyTotal Entertainment Forever

Med Vega (“Hate to say it, but each other’s all we’ve got”)

Father John Misty - Pure Comedy
4.9Nota Final

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies