Si Fear Fun es una suerte de test de Rorschach donde al acercarnos podemos vislumbrar drogas, sexo, alucinaciones, amor, ternura, sarcasmo o chulería entre muchas otras cosas y otras tantas mierdas que cada uno arrastre en su cabeza, su continuación I Love You, Honeybear es sobre todo la banda sonora de la historia de amor de dos misántropos. La de nuestro querido Joshua Josh J. Tillman aka Father John Misty y su flamante esposa, Emma. Every Man Needs a Companion y el barbas del momento ha encontrado la musa que le faltaba para cuadrar su círculo.

Verdades y mentiras se mezclan como tres medidas de ginebra y una de vodka. Confundiéndose personaje y persona hasta ser uno mismo. Sea uno u otro, no cabe duda que Josh se nos ha enamorado, es correspondido, feliz y el saberse respaldado por la princesa de su reino le ha hecho entregar su trabajo más ambicioso. Su cóctel molotov más colorido donde Tillman narrará desde cómo conoció a Emma Elizabeth en el parking de un centro comercial hasta como culminó en la cocina tras la boda pasando por un buen puñado de primeras veces. No hay pastelitos. Hay golosinas, pero ojo, que ni poniéndose meloso su dulzura deja de ser ácida. En este album hay vida y alma, reflejos de dos personas compartiendo sus miserias y leyendas. Su amor y sus meteduras de pata.

Abre fuego con dos chispazos que son auténticos luceros de canciones, el tema que titula el album y una joyita como Chateau Lobby #4 (in C for Two Virgins). Certeras radiografías de que lo suyo con su señora esposa es amor de comedia romántica basada en hechos reales. En la muy recomendable serie Master of None (Netflix) se le puede ver interpretar esta canción. Episodio 3. Si es que es un crack.

Father John Misty – Vídeo Oficial de Chateau Lobby #4 (in C for Two Virgins) 

True Affection como chiste tiene gracia dos o tres, quizás cuatro veces. Puestos con las gracias, el disco en su edición física viene acompañado por unas «instrucciones de escucha» muy divertidas. Si es que a Tillman le gusta una tontería más que a Rajoy una sobremesa con Bertín. ¿Recuerdan hace poco a Ryan Adams versionando el 1989 de Taylor Swift de pe a pa? Father John se marcó una serie de versiones sobre las versiones de Ryan apenas 24 horas tras la publicación del disco. Ojo y digo más que se trata de Father John Misty versionando a Ryan Adams versionando a Taylor Swift a lo Velvet Underground. ¡Zaska! Si es que a Tillman le gusta una tontería más que a Pedro Sánchez una sobremesa con Bertín.

En The Ideal Husband se vuelve a destapar ese Ladiesman de ligeras caderas que en esta ocasión se desmelena y desgañita gritando a los 4 vientos que sería el esposo ideal. El cuñado que todos querríamos vaya. Si no hay más que verlo…

Pero no todo va a ser amor y poner niños en el horno. Si Josh Tillman no saca su afilada lengua a pasear y escupir ironías no sería el Father John Misty que conocemos. En Bored in the USA le pega un repasillo al estilo de vida de la clase media americana haciendo gala de su personal punto de vista.

Holy Shit. Vaya joya de temita. Si para Lacan el amor es como querer dar algo que no se tiene a alguien que no lo quiere o para un servidor, en el mejor de los casos, una especie de fuerza que te lleva a hacer el ridículo hasta casi vaciarte para tratar de captar la atención de una chica que acabará hartísima y/o sufriendo lo que no está escrito (…) el bueno de Tillman por su parte se descuelga con un el amor es una institución basada en la fragilidad humana o el amor es una economía basada en la escasez de recursos. Sea como sea, la canción es relinda y nada tienen que ver estas definiciones del amor con nosotros dos.

Holy Shit!!!

Cierra contenido con el fogonazo folkie de I Went to the Store One Day o cómo ir al parking de un Carrefour del Laurel Canyon y preguntarle a una moza su nombre puede iluminarlo todo de belleza y libertad. ¡Para vosotros es la vida amantes!

En I Love You, HoneybearTillman y su alter ego, su alter ego y él mismo parecen impregnados de lo mejor de Harry Nilsson, Tom Jones, Gram Parsons, Andy Kaufman o Jodorowsky y el resultado es bien bonito, bien precioso. Muy de siempre y a la vez muy de estos tiempos que corren. Que serán lo que sean, pero son los que nos ha tocado vivir.

Esto no interesará a nadie, seguramente lo anterior tampoco pero ya que lo he invocado comentaré que en una ocasión el propio Jodorowsky le aconsejó a un servidor que tenía que orinar sobre mi pareja con el propósito de reconectar con nuestra parte más instintiva y ahora, ahora  estoy felizmente solo. Puede que dijese que era ella la que tenía que orinar sobre mi, no lo recuerdo…

Volviendo a Tillman, desearle todo lo mejor y si la vida marital no resulta ser lo que esperaba pues ya nos vendrá con su disco de ruptura a lo Sea Change. O si llegan los retoños, quizás se anime con un disco de Cantajuegos. Bueno estará. Las versiones se le dan fetén. Sea como sea, mucha suerte. Tú vales chaval.

Med Vega (C’eravamo tanto Amati)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!