Los acontecimientos se han precipitado en la vida de Sturgill Simpson desde que publicara su segundo álbum, el aclamado Metamodern Sounds in Country Music, en 2014. Numerosas apariciones en prensa y televisión y la nominación al Grammy a mejor disco de Americana han disparado su popularidad al tiempo que la extensa gira de presentación Living the Dream Tour acumula carteles de Sold Out noche tras noche. Sturgill Simpson, originario de Jackson, Kentucky, visita esta semana nuestro país por primera vez y en solitario, mañana jueves 21 de enero en Barcelona (Rocksound) y el viernes 22 en Madrid (Boite Live). Para nuestra redacción, como algunos sabréis, la recomendación es obligatoria.

Entrevistamos en exclusiva a Sturgill Simpson

Tu último disco cosechó inmejorables críticas y medios como Rolling Stone, Esquire o Pitchfork, que habitualmente no escriben demasiado sobre country, situaron tu trabajo entre lo mejor del año, llegando incluso a estar nominado al Grammy al mejor album de Americana en 2015, ¿Qué crees que puede tener Metamodern Sounds in country Music que no tenga otro trabajo para llegar hasta donde ha llegado?

Creo que, más que nada, la gente ha respondido a la honestidad, crudeza, y pureza de intencion detrás de la realización del disco.

¿En qué ha cambiado tu vida en estos últimos dos años?

Es muy difícil saber lo rápido que se está moviendo un tren mientras vas subido en él. Mejor repíteme la pregunta cuando tenga algo más de tiempo de descanso, para reflexionar y comprender realmente la respuesta a tu pregunta.

Hank Williams, Willie Nelson, Waylon Jennings, Kris Kristofferson, Merle Haggard…Sturgill Simpson. Imagino que debe ser un orgullo que se te incluya entre estos nombres. ¿Eres consciente de formar parte de una larga tradición de cantautores ? ¿Sientes algún tipo de presión ahora que los focos están puestos sobre tí?

Bueno, todos esos cantautores son leyendas y héroes. No estoy demasiado seguro de que un solo disco bueno me ponga en esa lista. Siento que tuve muy buena suerte, honestamente. Y de verdad que no siento ninguna presión a parte de la mía propia, no me interesa cumplir unas expectativas o ceder a ninguno de los aspectos más politizados de esta industria. Deseo hacer arte. Las entregas de premios, la fama y la idea de que esperen que te comportes como algún tipo de modelo a seguir son, para mí, conceptos ajenos. Solo quiero seguir creciendo, convertirme en un mejor artista y hacer siempre mi música desde el corazón, no pensando en cuánto pueda o no vender.

Tengo entendido que no eres muy amigo de las comparaciones con Waylon… ¿Realmente no lo conocías antes de convertirte en compositor?

No estoy en contra de la comparación. Como ya he dicho antes, hay peores cosas que se le pueden decir a un cantante… es solo que no encuentro el parecido. Y para ser honestos, creo que es una vaga comparación repetida una y mil veces. Una comparación fácil, para oyentes superficiales o una etiqueta rápida para periodistas que necesitan entregar algo a sus editores. Waylon es maravilloso, pero él no fue uno de mis influyentes más importantes. Creo que la gente puede ver una actitud o enfoque similar del cuál la música viene, en lugar de la música en sí.
Al final del día nunca pienso en cosas así…


Volvamos un poco a tus orígenes, al bluegrass y a Jackson, Kentucky, ¿cómo fueron tus primeros pasos en la música?

Todos en mi familia tocaban, siempre he estado rodeado de música. Ha sido la única cosa que recuerde que siempre me ha importado.

¿Cuándo decidiste que tenías que escribir y cantar tus propias canciones? Háblanos sobre tus proyectos anteriores, como Sunday Valley.

Probablemente fue en escuela secundaria. Me aburría aprender las canciones de otros grupos o compositores. Sentí una especie de fuerza, una necesidad de expresión más profunda. Sunday Valley fue un grupo local con el que tocaba en Kentucky. Realmente nadie se fijó nunca en la banda hasta que pasaron todas estas cosas. Era divertido y ruidoso y le encantaba a mucha gente en la ciudad, pero nunca fue una fuente de gran gratificación musical para mí.

Tienes el mismo grupo de músicos detrás de ti desde hace mucho tiempo y todos tocaron en Metamodern Sounds. ¿Qué papel tienen en el proceso de escribir y dar vida a tus canciones?

Intencionadamente contraté y organicé un grupo de músicos jóvenes y extremadamente talentosos que pude esculpir y moldear para extraer los sonidos que tenía en mi cabeza con fruición. Normalmente puedo escuchar en mi cabeza cómo debe sonar una canción mientras la escribo, así que se trata de ir a la caja de herramientas y seleccionar las adecuadas para el trabajo. Ha sido un viaje maravilloso observar cómo progresaban y crecían como una unidad.

Personalmente creo que Metamodern Sounds in Country Music es una obra maestra del género. Eres fiel y respetuoso, adoptas los patrones líricos y musicales con frescura y sin embargo no temes hacer uso de tu libertad para “perderte” por senderos lisérgicos o inyectar un groove negroide en un tema cualquiera si te lo pide el cuerpo. ¿Hasta qué punto tu intención era renovar las formas del country?


He escuchado y amado todo tipo de músicas durante mi vida. Se me etiqueta como un cantante country, pero tengo la sensación de que esto cambiará con el tiempo ya que se presentan más oportunidades para expresar mis diversas influencias.

 

¿Cuéntame algo más sobre Metamodernismo? ¿Qué papel tienen la filosofía y las drogas en la concepción del album? ¿Y en tu vida? ¿Crees en la legalización, o mejor dicho, despenalización de las drogas?

Ninguno. No se usó ninguna droga durante la grabación. El álbum fue influenciado por varios textos teológicos antiguos y descubrimientos de la física moderna junto con mi propia experiencia personal humana y el dilema de la madurez de intentar convertirse en un mejor ser humano.
Las drogas no juegan ningún papel en mi vida ahora. El mundo de la música ha cambiado. La vida de un músico que hace giras es demasiado agotadora y exigente como para complicarla con asuntos de abuso de sustancias. Estoy demasiado ocupado para eso ahora mismo. He trabajado toda mi vida para conseguir esta oportunidad así que disfruto mucho con la claridad y la concentración que tengo ahora, no como cuando era más joven. Enumeré un grupo de drogas psicodélicas que experimentaba en mi vida de joven en una línea de una canción del album y fue para decir básicamente que nunca he encontrado ninguna respuesta allí, que el amor fue la única verdad universal que he encontrado. Ha habido mucha exageración y confusión alrededor del álbum, pero para mí nunca trató de drogas ni de religión.
Para contestar a tu última pregunta, sí. Pienso que ciertos aspectos de la situación de las drogas podrían ser vistos con una humanidad un poco más pragmática, especialmente en el tratamiento de la adicción.


¿Qué otros referentes consideras que han sido influyentes en tu manera de escribir? ¿Algún escritor?

Hay demasiado cantautores para enumerar…

Siempre me han encantado los escritores clásicos, adoro a Emeron y Dylan Thomas. Leí demasiado Proust y Celine siendo demasiado joven… me arruinaron. A día de hoy detesto las formulas y las reglas.

Te he escuchado decir que te aburriría grabar siempre discos exclusivamente de country. Tienes contrato con Atlantic Records, ¿Qué podemos esperar de tu próximo álbum?

La gente debe esperar algo completamente diferente a los sonidos de mi último álbum. Pienso que los artistas acomodadizos deberían ser arrestados.

¿Qué se encontrará el público español que vaya a verte actuar y qué esperas de tu visita a nuestro país?

De todo, la verdad. Durante toda mi vida he deseado visitar España pero nunca he tenido la oportunidad hasta ahora, o sea que todo será nuevo y especial para mí. Viajar a nuevos lugares que de otra manera no podría tener la oportunidad de conocer es uno de los mejores aspetos de este “trabajo”. La idea de ver España por primera vez con mi guitarra, tocando música para la gente es un privilegio y un honor que no puedo articular en palabras. Me encantaría también buscar y conocer músicos tradicionales españoles para aprender de ellos y absorber tanto de la cultura y la comida como me sea posible mientras esté allí.

Qué coño, es posible que acabe comprando un casa y mudándome a España. Nunca se sabe…

 

Toda esta hiperbólica atención hacia Sturgill Simpson no le distrae de lo realmente importante, aunque resulta complicado asimilar tantos hechos en tan breve espacio de tiempo. Sobre todo para alguien que jamás se planteó tener una carrera profesional, un hombre familiar (recientemente fue padre) que trabajó duro para estar preparado si llegaba la oportunidad pero nunca apostó en serio por una carrera hasta hace dos años. De hecho abandonó la música después de concluir su proyecto Sunday Valley y se trasladó a Utah para trabajar en la industria del ferrocarril, decidido de no tener nada interesante que decir. Solo volvió a Nashville años después, animado por su mujer, cuando comprobó que hacer canciones era lo único que daba sentido a su existencia. Desde luego, era lo que mejor sabía hacer.
Sturgill Simpson confesaba también en una reciente entrevista para la serie Walking the floor que tuvo problemas legales en su adolescencia. De hecho pasó varios años alistado en la marina, a la que compara con una cárcel, y allí las drogas eran parte de la dieta habitual. Estas experiencias alimentan el morbo fácil, ayudan a construir una imagen que nuestro protagonista aborrece y para colmo su aspecto, sus letras y su personal recreación del country, por más que a él le pese, lo colocan como principal candidato a recibir el dudoso epíteto de salvador del género. Todo esto a nosotros nos da igual mientras que siga escribiendo joyas del calibre de “Turtles All the Way Down”, “Voices”, “Let go” o “It ain’t all flowers”.

SIMPSON Y JENNINGS

Sturgill Simpson entiende que hay algo psicosomático en la comparación con Waylon, que el mundo necesitaba de un nuevo Waylon Jennings para cuadrar sus propios esquemas. Los seres humanos somos así, clasificamos y simplificamos erróneamente a nuestro gusto. La verdad es que el espíritu outlaw es innegable en su carrera, recorre todo High Top Mountain, su espléndido disco de debut y su voz nasal, aunque algo más aguda, inevitablemente recuerda a la de Waylon. Con Metamodern Sounds… el salto es evidente y su nombre no merece verse reducido a comparaciones ni clichés. Lo anecdótico de la historia es que Shooter Jennings, hijo de Waylon, descubrió a Sturgill Simpson por un video en Youtube y más tarde fue clave para que Dave Cobb, que había grabado a Jason Isbell entre muchos otros, se decidiera a producirlo de inmediato.

Texto publicado originalmente en el nº 333 de la revista Ruta 66
por Antonio J. Moreno aka Zorro

Ilustración por El Ciento

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies