Hendrik Röver atraviesa una etapa dulce y en Más Truenos disfrutamos enormemente de los réditos sonoros que viene generando ya sea bajo su propio epígrafe o comandando los legendarios Deltonos. Hay quien habla de madurez, por lo general, eufemismo utilizado para disfrazar aburrimiento y sopor, pero como no es el caso nosotros preferimos tildarlo de lucidez. La prueba de que Röver es uno de los pocos supervivientes aún lúcidos de su generación la encontramos en ese generoso díptico titulado Norte/Oeste (o Oeste/Norte) y que para esta santa casa ha supuesto la mejor rodaja del curso pasado. Con semejante coartada y coincidiendo con la gira de presentación (junto a Los Míticos GT’s) del reciente EP de versiones Perdido en la Traducción nos acercamos a Hendrik para charlar de todo un poco: 

Últimamente estás más prolífico que nunca en solitario, acabas de presentar un Ep con cuatro adaptaciones de bandas de amigos como The Pilgrim Rose, The Soul Gestapo y The Soul Jacket ¿Cómo surge la necesidad de escribir material firmado bajo tu propio nombre al margen de Los Deltonos? ¿De dónde parten también tus colaboraciones (sin ir más lejos la de los propios Pilgrim Rose) y qué buscas cuando trabajas con otros grupos?

Yo escribo sin pensar en el destinatario de las canciones y hace unos años me encontré con que tenía un puñado que no encajaban del todo en Los Deltonos, más que nada porque conozco los gustos de mis compañeros y cosas como el bluegrass y los cantautores no les atraen demasiado a algunos, y decidí no imponer esas canciones sino desviarlas a un proyecto paralelo. Hasta hoy…

Las colaboraciones son los efectos secundarios positivos de la amistad que acabo desarrollando con la mayoría de grupos que pasan a grabar conmigo en GuitarTown.

¿Qué motivaciones encuentras a la hora de afrontar una nueva letra a más de 20 años vista de tus primeras canciones con los Deltonos?, ¿qué situaciones y vivencias te inspiran a la hora de escribir canciones que tengan algo que decir?

Motivación… es mi oficio! Suelo estar atento a cualquier frase o situación inspiradora. Es como coleccionar pequeñas bolas de nieve que haces rodar. Unas se hacen grandes y otras se rompen por el camino.

Con mirar alrededor hay suficiente inspiración para cuatro vidas.

Sabemos y compartimos tu opinión sobre la posibilidad, que no facilidad, de escribir canciones en nuestro idioma que sean capaces de dignificar la herencia del blus, el folk y la música tradicional americana. ¿Cómo concibes tu relación con esa música?

Es la música que he escuchado desde siempre, es lo que me ha moldeado y es lo que me sale naturalmente cuando escribo pero claro, una cosa es la base musical y otra es la letra y con ello la historia que quieras contar. Creo que si te esfuerzas en escribir una historia con sentido lo que no lo tiene es hacerlo en un idioma en el que no te entiendan. También me parece muy importante la deslocalización geográfica de las historias. El que puedan pasar a la vuelta de la esquina facilita mucho el que el oyente se identifique con un personaje o una situación y es lo que consigue que una canción pase de ser un ejercicio de estilo a una realidad.

¿De donde viene esa relación?

Hay una parte directamente genética. De la mitad blanca en la mezcla que da lugar a la música americana podemos reclamar la paternidad los europeos sin ningún pudor. De la negra no…Au!

¿Cuál crees que es el secreto para crear una marca propia?

Espero que no suene pretencioso pero supongo que tener personalidad y algo que decir.

Sacar de su contexto y tiempo estos géneros ha sido considerado desde el inicio de este negocio un ejercicio de anacronismo cuando no un empeño de melómanos instalados en la nostalgia ¿como se defiende Hendrik Röver de tal acusación?

Creo que la letra importa más que la música y si el contexto en el que se desarrolla es aquí mismo no hay anacronismo ni contrasentido que valga.  Salvo contadas excepciones lo que es una chorrada son las letras tipo “ estaba en el truckstop de al lado de la reserva india tomando una zarzaparrilla…” No es más creíble “Estaba en la gasolinera del polígono comiendo un pincho de tortilla” !!!

Pese a lo anterior, es cierto que ahora parece estar de «moda» la cultura americana por este país pero, a parte de las barbas y las camisas de cuadros, ¿Crees realmente que la gente sabe quienes son Jim Lauderdale o Cisco Houston? (Por citar dos nombres relevantes y tristemente desconocidos). En un país con un folklore bien distinto como es el nuestro, ¿qué papel crees que tiene la música de raíz americana en España?

Que va. Lo ves cuando por ejemplo triunfan Mumford and Sons que son los peores de su hornada con diferencia. Hay un circuito “gourmet” que sí que se deleita con los verdaderamente grandes. Trabajemos en que el club tenga más socios.

A modo global, ¿Crees que el rock and roll está condenado a morir cuando pasen por aquí un par de generaciones?

No creo. al contrario que las músicas de moda que vienen y van el rock o los estilos mas tradicionales son la base de todo eso y siempre estarán ahí. De todas formas España es un país raro en eso también y mala referencia. Como ejemplo andaban por aquí ahora unos jóvenes Holandeses (DeWolff) que hacen rock setentero y psicodélico viejuno y en el resto de Europa su público es jovencísimo. Tenemos que revisar nuestra alimentación o algo…

Siguiendo en esta línea pesimista, agotado el modelo de negocio tradicional de la industria, ¿qué futuro le ves a los sellos, grandes y pequeños? ¿Hasta cuándo tendrá sentido mantener este modelo si el público descarga gratis una canción que cuesta tanto tiempo y dinero escribir? El tema es contradictorio porque por otra parte muchos grupos noveles prefieren, casi por necesidad, regalar sus canciones para facilitar así la distribución de su música.

Creo que el futuro esté en los sellos unipersonales como el mío y si mantienes una relación de respeto mutuo con tu público el problema de las descargas es mínimo (hablo por mí, que conste). La gente que aprecia la música también es consciente del trabajo que hay detrás. Peor son plataformas–timo como spotify. “Abúrrase gratis de mi discografía completa por una módica cuota de la cual a mí no me va a llegar ni las migas”. Eso sí, perfectas para el consumidor.

Cinco nombres que para tí sean clave en la creación (o difusión) de la historia de la música tradicional americana.

Elvis, Neil Young, Stax, John Mellencamp y… Jim Lauderdale.

____________________________
Entrevista realizada por Más Truenos (con la colaboración de Paco Molina González)
Ilustración por Barce

Escucha «Perdido en la Traducción«:

Bandcamp de Hendrik Röver

Próximas actuaciones:
14/03/2014 – La Boite, MADRID
15/03/2014 – LCR Live, DAIMIEL, (CIUDAD REAL)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!