Hoy es un día historiquísimo en el zulo que tenemos por redacción. Pepe Colubi (Madrid, 1966), oriundo de Cangas del Narcea, es uno de nuestros ídolos televisivos ever. Su agilidad mental, sumada a una inclinación obsesiva por el amor cochinote, hacen de él uno de los últimos románticos que habitan el star-system patrio. No contentos con disfrutarlo por décima temporada consecutiva en ese milagro televisivo que es “Ilustres Ignorantes” (formando ménage à trois de ensueño con Javier Coronas y el ENORME Rudy Cansado), decidimos abordarlo para una singular conversación. Para semejante lance soltamos la correa de mED Vega, nuestro redactor de perfil mental más inestable. 

Mastruenos entrevista a Pepe Colubi

* ¿Cómo era el Pepe Colubi niño? ¿Tenías muchos pájaros en la cabeza? Has acabado de novelista, humorista, guionista e Ilustre… por citar sólo algunas de las cosas que te traes entre manos, además de trabajar con referentes como Cansado, Coronas o Pepín Tre. Igual hasta te quedaste corto con los pájaros…

Lo más importante del niño que fui es que sigue ahí, habitándome bien a la vista, por supuesto, lleno de pájaros, algunos extraños y otros más de andar por casa. Por ejemplo, un pájaro que me ha marcado es el casuario, que es feo y feliz.

* ¿Qué es para ti la libertad?

Estar a gusto con lo que haces, con lo que sientes y con lo que eres, además de no sentir remordimiento por las cosas que, con toda intención, no haces.

* ¿y la vergüenza? ¿Sirve para algo?

La vergüenza es un peaje cabal y comprensible que debería ser transitorio. Me fascina, por ejemplo, la vergüenza que sentimos de adolescentes por cosas banales que acaban perdiendo toda importancia según pasa el tiempo.

* Está pregunta está resobadísima, pero me interesa mucho tu punto de vista ¿existen los límites del humor?

El límite del humor debería ser la calidad del chiste, pero esa percepción es muy subjetiva, con lo que acabas vallando el campo. Se puede hacer humor de todo si se hace bien: ¿quien marca el canon? En un mundo ideal lo haría el sentido común, que es un concepto mucho más acertado que el de “autocensura”. Por otra parte, tengo la impresión de que al humor se le exige más que a cualquier otra expresión. Es como si a la risa se le pidiera un discurso muy argumentado y justificado, mientras que al drama se le permiten todo tipo de excesos.

* ¿Cuál dirías que es el secreto de Ilustres Ignorantes? 10 temporadas y seguís tan frescos como el primer día.

No es un secreto porque es muy evidente: el cariño y respeto entre Coronas, Cansado y yo, la complicidad con los invitados, nuestra falta de expectativas, el afán por pasarlo bien, el asombro ante las ocurrencias de los otros, la duración de cada capítulo, la comodidad del formato (que no haya ensayos ni guiones que aprenderse hace imposible que nos cansemos del programa), haber nacido en una cadena de pago, seguir en una cadena de pago sin estar sometidos al esclavismo de las audiencias, la respuesta creciente del público…. Ya vale, ¿no?

* A los que aún no hemos tenido la suerte de presenciar el espectáculo atroz que perpetras junto al genial Pepín Tre ¿qué nos podrías contar? ¿En serio “No se ha hecho nada igual”?

Yo cuento una excursión comercial que hice en 2008 en la que actuaban Luis Aguilé y Marianico el Corto. Lo hice por pura curiosidad y todo resultó muy cómico. El viaje fue real y lo demuestro proyectando un montón de fotos de aquella experiencia mientras la cuento. La anécdota real le sirve después a Pepín Tré como excusa para desgranar su fascinante mundo surrealista de erudición absurda. Es mucho más difícil explicar el show que entenderlo.

* ¿Cómo va la adaptación cinematográfica de California 83?

Demasiado lenta. Es como mirar fijamente un ladrillo esperando que ladre.

* Desde aquel concierto de Police el 10 de septiembre del 83 en Oakland hasta ayer mismo y sin contar el de los Clash en San Francisco, los Ramones en Oviedo o el de los Stones en el Calderón en el 90… ¿qué concierto guardas en tu memoria como una experiencia realmente especial?

Muchísimos, afortunadamente. Celebro tanto el hecho de la música en vivo que es difícil que los conciertos no me dejen huella. Pero por nombrar algunos: James Brown en Madrid, Djavan en Lisboa, Beyoncé en Barcelona, Steel Pulse en Londres y Camilo Sexto en Oviedo.

* California 83, Chorromoco 91, ¿hay tercera novela en ciernes? Si puede saberse, al menos, dinos en qué año transcurriría.

No la hay en ciernes. Ni a medio plazo. No porque no quiera, es que no puedo.

* ¿Cuáles son las mayores influencias del Pepe Colubi escritor? ¿y del humorista?

Si nombro grandes autores va a parecer que me comparo a ellos. A mí me influye todo, soy muy impresionable. De verdad, soy una esponja en todos los sentidos. Lo malo también me impregna, o mejor dicho, me impacta. Pienso que el canon hay que catarlo por arriba y por abajo. Hace muchos años leí una novela ganadora de un premio prestigioso porque iba a entrevistar a su autor. La novela era mala. Malísima. Y recuerdo que pensé: “si esto se ha publicado, yo también puedo”.

* ¿Qué recomendarías a un joven que quiere ser escritor, o humorista o las dos cosas?

No tengo autoridad ni currículum para recomendar nada. Objetivamente no soy ninguna de esas dos cosas, aunque técnicamente, ejerza ambas tareas. Mi trayectoria ha sido errática, impulsiva y poco planeada. Podría decir “sé tú mismo”, si no pensara que la gente que dice esa frase como consejo debería morir nada más pronunciarla.

* ¿Sigues siendo muy de merendar? ¿Cuál sería tu merienda ideal?

Bollería industrial. Muy industrial.

* Háblanos de series que estés viendo ahora. Se me ocurren, por ejemplo, Silicon Valley y el retorno de Twin Peaks.

Silicon me parece un prodigio fabuloso. La definición de cada protagonista y la manera en la que interactúan, la miga que tienen en la crítica paródica de las nuevas tecnologías, la generosidad abrumadora a la hora de abrir y cerrar tramas, la empatía que transmiten, y todas las cuestiones más técnicas (diálogos, situaciones, casting). Todo bien. Respecto a la tercera de Twin Peaks: no entiendo nada. Si no fuera Lynch no habría pasado de la primera media hora.

* Ya no se filman cielos como los de La Ley de la Calle de Coppola, ya no se hacen películas así… ¿no crees? ¿cuál es tu diálogo favorito de esta cinta?

California is nice, uh?”. La dice Rusty James.

* Sabemos que, como nosotros, eres un apasionado de la novela Porno de Irvine Welsh. Vale que la película tiene poco del libro pero… ¿qué te pareció T2: Trainspotting?

No aporta nada a la primera película, ni aprovecha el material literario. Prescindible en la historia del cine. Entretenida como refresco.

* ¿Qué canción no puede faltar en una de tus pinchadas?

Your Teeth in my Neck” de Scientist.

¿Qué pregunta no te hacen nunca en una entrevista y te encantaría responder? Si ya la respondes, cerramos en alto.

Cuando me hayan hecho TODAS las entrevistas de mi vida, las volveré a leer y podré decir qué pregunta echo de menos. Es una respuesta en construcción.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies