Entrevistamos hoy a la cantante y guitarrista de Vic Nuria Graham, que presenta su maravilloso segundo álbum Does it ring a bell?, uno de nuestros favoritos del año. En él se abre en canal consiguiendo un trabajo donde madurez y espontaneidad alcanzan cotas impropias dentro y fuera de nuestras fronteras.

Entrevista Más Truenos a Nuria Graham

Es evidente en tu trayectoria cierta tendencia hacia la expresividad huyendo de un virtuosismo, tanto en tu papel de guitarrista como en el de cantante, que no deja de existir en tu música sino que más bien se diluye en favor de la propia canción. En definitiva, apostando por ese “menos es más” que a menudo sirve de excusa para disimular la mediocridad, ¿Crees que existe esa tendencia en tu carrera?

Creo que más que buscar el “menos es más” he estado trabajando siempre al borde de la imperfección. Soy una persona que me considero perfeccionista pero buscando siempre la magia del fallo, la magia del momento, la simplicidad del mensaje y sobre todo la espontaniedad.

 En caso positivo ¿habría algún hecho, artista, persona o momento clave que determinara ese cambio?

A mí siempre me ha influenciado todo pero lo que más me llega al corazón son las voces, la música tocada desde el alma.  Me puede influenciar tanto Charlie Parker con su virtuosismo hasta Lou Reed con su aparente inperfección y no virtuosismo pero, al contrario, creo que es lo más virtuoso y perfecto para mi.

 ¿Hasta qué punto sigue siendo importante para ti la melodía, seguir sonando pop en su mejor acepción, esto es, la de popular?

Nunca me he comido mucho la cabeza en la melodia. Cada dia tengo melodías nuevas y viejas rondando por mi cabeza. Cuando tengo algo que decir y el mensaje es claro, la melodia sale sola, no me planteo si es una melodia pop, o una melodia que “funcione”. Creo que la melodia funciona si es algo natural.

Podemos decir que tu anterior trabajo Bird Eyes, fantástico a mi juicio, era más heterogéneo que este Does it ring a Bell, que me parece mucho más cohesivo. Imagino que la secuenciación también está más que planificada. De todos modos, aquel me parecía un disco más accesible y este más difícil. 

Creo que en el caso de este último disco, lo que he intentado ha sido ser mucho mas coherente y simplificar mis ideas y sentimientos. Queria hacer un disco más bien pensado para escuchar de arriba para abajo. Desde un buen principio ya sabía más o menos el orden, porque las historias, las canciones, todo tiene un hilo conductor y puestas como están puestas tiene todo el sentido del mundo para mí. Bird Eyes es un disco que refleja perfectamente la persona que yo era en aquel momento, más desorganizada, un poco más inocente, y la novedad de hacer un disco por primera vez en mi vida. Y creo que esto es una manera muy interesante de trabajar, porque en la inexperiencia salen cosas muy curiosas.

Creo que la melodía funciona si es algo natural.

Ya que compartes labores de producción me gustaría preguntarte si el tono común del album era algo premeditado o simplemente fueron las canciones las que impusieron su carácter. ¿Qué diferencias encuentras entre ambos trabajos?

Es un poco lo que he explicado en la ultima respuesta. En el caso de Does It Ring a Bell, a parte de que las canciones a mí ya me pedían este tipo de producción, también fue una cosa premeditada y un poco sobre la marcha. Queria una grabación en directo, cruda, sincera, abierta al error. Que es como yo estaba personalmente en ese momento. Este es un album muy premeditado a diferencia del otro, y también las canciones definían desde un principio la dirección del álbum. Yo tenia en mi cabeza hacer algo más crudo que antes, la diferencia que encuentro entre este disco y el anterior es sobre todo una diferencia personal, han pasado 3 años y yo tambien he cambiado, todas las cosas que me han pasado han quedado reflejadas en este disco.

Es evidente que con el tiempo se cambia, soy muy fiel a mi misma y aunque haya cambiado creo que lo único que pretendo hacer es crecer, y con mi música me entiendo mejor.  Porque realmente entender las cosas de la vida es algo complicado, no se si nunca se llega a entender nada.

Además de ese tono melancólico y tu cada vez más personal forma de cantar, con esa narración arrastrada que, si bien puede recordar a otros nombres como Courtney Barnett, Marina Gallardo o gente de la talla de Stephen Malkmus & The Jicks cuando no lecciones aprendidas directamente de los Dylan y Reed, el disco reúne suficientes rasgos como para distinguirse algo absolutamente único.  ¿Existe algún concepto alrededor del album? ¿Esperas que suene alguna campana realmente? 

No esperaba ni espero nada en concreto. Solo he sacado mi mierda en este álbum. Me he intentado explicar, entender, auto-perdonar. Mi manera de cantar ha cambiado conmigo, también mi manera de tocar, cada vez me voy encontrando más a mi misma.  

Soy muy fiel a mi misma y aunque haya cambiado creo que lo único que pretendo hacer es crecer, y con mi música me entiendo mejor

En el disco te reconoces pecadora y amiga de un tal “Lucifer Sam”, además, en el precioso video de Laura Martinova para tu single “Cloud Fifteen” pareces pasear con la misma soltura tanto fuera como dentro de la iglesia. ¿Tienes una educación católica? ¿Crees que existe algún Dios? 

No tengo una educación católica. Creo en muchas cosas, no creo en el “Dios” cristiano, esto no se aguanta por ningún sitio. Pero me considero una persona espiritual, siempre lo he sido.

Según tengo entendido te defines como una guitarrista y compositora, menos como cantante, de pop-rock. ¿Nos puedes decir cuales serían tus máximos referentes tocando la guitarra? 

John Martyn, Ali farka Touré, Jimi Hendrix… No tengo máximos referentes. De hecho, me influencia qualquier instrumentista, no tiene porque ser guitarrista.

En tu caso encuentro paralelismos a la hora de utilizar la experimentación con el cantautor Ryley Walker, tanto en los matices vocales como en la búsqueda de sonidos y uso del fingerpicking. Él expande el folk y tú el pop, tomando ambos la exploración como un medio para un fin y no al revés, ¿ha sido importante el jazz en tu aprendizaje? 

Qué bueno que digas esto porque soy fan, muy fan de Ryley Walker. Tuve la oportunidad de conocerlo y hablar con él, coincidimos los dos con la gran influencia de John Martyn, o por ejempo de discos como “Ah Um “de Charles Mingus (mi disco favorito). Para mi, Ryley es un genio y tiene lo que a mi me gusta en un artista, esta mágia inexplicable.

En mi caso creo que el jazz me ha influenciado mucho en mi manera de entender la música (y la vida). Puede que en mi música no quede muy reflejado, porque yo no hago jazz, pero al fin y al cabo, yo no pienso en esto, yo hago música a secas, y toco lo que me sale del alma. Por eso admiro a Miles, a Coltrane, a Billie Holiday, a Mingus, etc. Porque hacen musica con el alma. Y esto es lo único que importa.

Llevas un tiempo acompañándote de los mismos músicos, ¿qué papel han tenido en el disco? ¿Puedes hablarnos un poco de ellos?

Eramos un trío y ahora también se ha incoporado mi amigo Artur en el teclado. Creo que tengo mucha suerte de estar con Jordi, Aleix y Artur porque hay esta mágia inexplicable y comunicación que no tengo con otras personas. Ellos me entienden a mi, y yo confio 100% en ellos. Creo que esto es muy importante con la gente que estas tocando y haciendo algo tan personal como la musica. Confiar totalmente con la gente de tu alrededor, a nivel musical y a nivel personal. Es algo muy bonito.

El disco lo grabamos en directo a trío, luego Artur grabó los teclados encima, después. Solo hicimos un ensayo una mañana antes de grabar. Era la primera vez que oían algunos temas. Son unos maestros.

¿Tienes algún/a cantante o autor intocable? ¿Un favorito absoluto?

Billie Holiday

¿Y tus últimas adquisiciones en lo referido a pedales? ¿Puedes confesarnos alguno de tus cacharros favoritos?

Me he quitado de encima pedales, estoy haciendo el proceso a la inversa. Ahora mismo tenia ganas de investigar mi sonido con la manera de tocar, afinaciones abiertas, investigando de una manera más visceral.  Siempre llevo un delay corto, vibrato Diamond, poca cosa más. Muchos temas del disco estan grabados con la guitarra enchufada directamente al ampli. Salí de mi “zona de confort” y ahora estoy más cómoda que nunca.

Creo que el jazz me ha influenciado mucho en mi manera de entender la música y la vida.

¿Qué te sorprendió más de la artista St Vicent cuando abriste sus conciertos? ¿Y de Adam Green? Reconozco que desconocía su faceta como artista plástico.

Creo que lo que mas me sorprendió era ver sus cacharros y todo lo que llevaba en directo. También en lo personal, tener la oportunidad de ver como funcionan, conocerlos en persona. Siempre es bonito conocer gente a quien admiras.

Con compañeros de sello de la talla de Raúl Fernández Refree, Christina Rosenvinge o Los Hermanos Cubero, ¿Es difícil gestionar tu trabajo para mantenerte al margen de esa posible presión o expectativa depositadas en tu proyecto?

No pienso nunca en la presión, y si lo hago, lo intento hacer de una manera sana. Si hago música es por necesidad personal, no por complacer a nadie.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!