¡Qué ganas de ver de vuelta a los canadienses! Para un servidor fueron sin duda una de las revelaciones del ARF 2009. El pasado jueves fue una gran noche donde desgranaron su último disco Days Into Years (2011, Paper Bag Records), intercalado con sus dos LP anteriores y canciones de su EP debut Tin Type (2004, Weewerk Records).

El concierto fue pura magia. Nadie podía parar de fijar su mirada en la banda y evitar que sus rodillas se movieran con el banjo y voz de Mark Sasso. Hablamos de un country – folk (añádele “alternative” para los amantes de las etiquetas) muy particular, con historias tradicionales y personales. Sentimientos anclados en su rural Ontario. Todo regado de grandes melodías con esa voz áspera y colosal de Mark… y banjos, guitarras, ukeleles, armónicas, a gran velocidad y pausado en esos medios tiempos deliciosos. Stephen Pitkin (percusión, batería, piano, voz) y Casey Laforet (guitarra acústica, eléctrica, pedal steel, bajo, mandolina, banjo…) son la armonía perfecta de este trío.

Quizás en Europa no sean del todo conocidos (por Madrid es la segunda vez que pasan en los últimos 6 años), pero bandas del calibre de Blue Rodeo, Wilco o The Sadies ya han dado buena cuenta de estos acompañantes de lujo por Canadá. Con sus dos primeras publicaciones bajo el sello Six Shooter Records (“Ambassador , 2005” y “Mountain Meadows, 2008”) fueron etiquetados como “Death Country”. Y es que las etiquetas eso son. Esos dos discos, a pesar de la velocidad de sus instrumentos, están tan cerca de Buck Owens como de Sixteen Horsepower. Es como si el “Bakersfield Sound” se juntara con el “Honky Tonk” en el s.XXI.

Este concierto sin embargo, sirvió para poner de manifiesto que ni lo uno ni lo otro. Su última propuesta es más calmada y reposada. Menos inmediato que las tres ofertas anteriores en su discografía, las mandolinas y ukeleles no cobran el mismo volumen en este Days Into Years. Así el concierto discurre entre momentos que parecen los Southern Culture on the Skids, y otros en los que Merle Haggard los escogería de teloneros. El concierto estuvo marcado por varios fallos técnicos en la sala con amplificadores y monitores, “Momentum killer” que decía Casey mientras intentaban cambiar el monitor para el potente banjo de su compañero Mark. Finalmente, levantaron el concierto sin problemas, con las alrededor de 100 personas que se dieron cita entregadas por completo y bailando con esa final “Miss You Now”. Como curiosidad mencionar que se marcaron una versión muy divertida de la tradicional “Old  Than Tucker” que ya el bueno de Bruce hiciera en sus Pete Seeger Sessions. Os dejamos el setlist:

Texto y fotos por Steven Basquiat

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!