Dixie Town, ya hemos hablado aquí de ellos y con ellos, son una de las propuestas más serias del panorama actual nacional en lo que a sonido importado de los states se refiere. Su material de estudio exhuma la esencia misma de los grandes subgéneros de música americana, era lógico pues que en este nuevo acopio perpetrado en directo su concienzudo y monolítico rodillo luciera lustroso con ropajes hard, southern y blues de gala. Burned Alive, publicado bajo el logotipo de Hotsak como generoso doble LP (escúchalo aquí), recoge una de sus incendiarias actuaciones de la gira posterior a O Furacán, acaecida el 9 de agosto de 2013 en la Sala Son de Cangas do Morrazo.

El robusto trío va desgranando una a una (casi todas) las composiciones del enorme O Furacán junto con una selección de temas de sus 3 elepés anteriores. Y lo hace acompañándose de un séquito de brillantes guest stars cuando la ocasión lo requiere. Así, la versión cd arranca frenética con «Crashing Down» y «Doublecrossed» dejando claro de lo que es capaz el trío vigués. Esto es, una sección rítmica inconmensurable y un uso certero y eficiente como pocos de la guitarra eléctrica (una sola!!!).

La deliciosa «Every Father’s Son» recoge todo el garbo e intensidad que Springsteen se fue dejando en su ascensión a la inopia donde se haya instalado hoy, y el pregadizo rítmo trotón de «You Can´t Stop Me Now» termina por calentar el ambiente para lo que resta de noche. Tremebundo es el poderío expuesto cuando las 2 guitarras (las de Pepe Ferrández. y Rubén Suárez) se enzarzan en esa frenética carrera por llegar antes al punteo que es «My Brother’s Blues«. Exquisito material sureño, oiga.

«Worth more than Money«, con la voz de Toño Souljacket al frente, muestra su lado más negroide, acercándose por momentos en su impecable ejecución a contemporáneos como Howlin’ Rain. «Troublemaker» por su parte, se ratifica aquí como lo que es, un trallazo por toda la escuadra que bien puede alzarse entre lo más redondo de su cancionero. Una bestialidad de copla de esas que se degustan entre jarras de cerveza helada, chupitos de licor de Kentucky y tacazos de billar. «A Life, A Lie» es otro efectivo clinic de saber hacer y la confirmación de lo enérgico y musculoso que puede sonar un power trío de blues-rock con lo básico.

La tacada final vuela cabezas, porque marcarse sin un segundo para el aliento 2 versiones de temazos como «Rolling and Tumbling» y «The Hunter», es un severo correctivo para las neuronas.

En resumen: Dixie Town salen fortalecidos de un envite, el de editar disco en directo, que en los últimos tiempos solo es atrevimiento frecuente de nombres consolidados (cuando no octogenarios) donde el interés comercial prevalece sobre la intención primigenia de un Live! Esto es: fotografiar a una banda capturando sus méritos de forma pura, sin maquillaje, en su hábitat natural. Nos sumamos a la ovación general pues.

Burned Alive Teaser

Texto e ilustración por Barce.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!