The Black Angels son un combo de Austin, Texas; una suerte de familia que practican una vibrante y espectacular mezcla de garage, neo-psicodelia y rock, una banda a todas luces deudora de sonidos sesenteros empapados en mescalina y ácido, una rara avis en todos los sentidos y una de las propuestas más honestas, interesantes y de mayor calidad de los últimos años. Música de la que verdad importa, de la que es capaz de obsesionar e instalarse en tu alma, entrañas o en el bulbo raquídeo, pues así y mucho más son las canciones que despachan estos Angelitos Negros.

Llegaron a mi vida, en otro tiempo y lugar, sin esperarlos ni buscarlos, completamente por azar, si se cree en el amor a primera vista supongo aquella ocasión es mi gran baza para defender su existencia. Verano de 2007 (11 de julio) Liverpool, un servidor pasaba por allí y en una noche libre de platos que fregar y toallas que lavar, fue a acercarse al Carling Academy a ver a los Black Rebel Motorcycle Club. Los teloneros, lógicamente porque si no no tendría sentido contar esta anécdota: The Black Angels. Probablemente fue su primera gira por Europa, el grupo iba presentando su flamante debut, Passover y dieron una tremenda lección sobre las tablas, guitarras secas, contundentes y afiladas, una farfisa atronadora, bajos obsesivos y machacantes, ritmos primigenios e infecciosos, una voz que parecía brotar desde lo más profundo de una cueva. Poco pudieron hacer después los BRMC, la noche les pertenecía a los tejanos, la noche se la quedaron los ángeles. Estoy obligado a mencionar que durante la intensa actuación de los Black Angels una chica alta, morena, con el pelo cortísimo y que no dejaba de contonearse alrededor de los peligrosos ritmos que poseían al Carling Academy me preguntó en perfecto castellano: – ¿estos quiénes son? A lo que contesté: – No tengo ni idea…pero no los olvidaré jamás. Conforme acabaron su actuación y antes de que BRMC atacasen me acerqué al stand de merchandising y me hice con una copia de su homónimo EP y dos del Passover (en ese momento he de reconocer que una era para la chica alta pero no la volví a ver en tan mágica velada, incluso había pensado en qué decirle: «Hola, ya decía yo que mi cara te sonaba, ¿verdad?,  toma son los Black Angels» así que acabé regalándoselo a mi compañero y sin embargo amigo Zorro de la Dehesa). Chica alta, si me lees más de un lustro después, pues eso, que el grupo se llama The Black Angels y no sólo no se me han olvidado, ahora son plato esencial en mi dieta musical.

The Black Angels – Passover (2006, Light In The Attic Records)

El primer largo de la banda de Austin es para el que escribe uno de los mejores discos de su década o incluso de su generación sin atisbo de dudas. 10 temazos cargaditos de reverb, de finísimas influencias para nada ocultas, como si les corriesen por las venas se perciben ecos de Roky Erickson y sus 13th Floor Elevators, Joy Division (el mismo título nos apunta en esa dirección), la Velvet Underground (el propio nombre de la banda proviene de la canción «The Black Angel’s Death Song» del álbum del plátano y en el logo de la banda aparecía la mismísima Nico), Spacemen 3, los Stooges, los Doors, Pixies o incluso los Brian Jonestown Massacre… cremita vaya.

Historias de terror, muerte y destrucción, amor, sexo y redención. En Passover tienen cabida 3 de las 4 canciones que se incluían en su EP homónimo  («Black Grease«, «The First Vietnamese War» y «Manipulation«) donde ya dejaban claro que eran una propuesta muy a tener en cuenta, frescos y húmedos como una caverna, canciones brutalmente hermosas repletos de pasajes enfermizamente atractivos e hipnóticos. Desde la inicial y narcótica «Young Men Dead» hasta el velvetiano cierre con «Call To Arms«, todo un señor viaje al pasado con los pies en el presente y la mirada en el futuro que no te dejará indiferente. La propia «Call To Arms» incluye como hidden track, una cover de la «Vietnam» de Jimmy Cliff pero actualizada a nuestros tiempos y refiriéndose a la guerra de Irak.

Más allá de lo musical cuidan cada detalle con un mimo y esmero a la altura de sus canciones, desde el artwork inspirado en las Olimpiadas de México ’68 hasta el sello, mis exvecinos de Seattle, Light in the Attic todo les suma. Todo a su favor para crecer, expandirse y evolucionar a sus anchas, para convertirse en un valor seguro.

Aquí «Young Men Dead«:

The Black Angels – Directions to See a Ghost (2008, Light In The Attic Records) 

La continuación de Passover es aún más lisérgica que su predecesor si cabe. Las influencias antes mentadas siguen ahí, quizás se añade una pizca de los Pink Floyd más alucinados y sesentosos («Mission District«). Patrones similares, frescura intacta, una maraña de sonidos dispersa, intensa e imprevisible idónea para perderse y dejarse atrapar durante meses. «You On the Run» desafía desde el primer compás. La banda suena más personal y madura pese a las incontables y patentes fuentes de las que beben. Sus oscuros, casi fantasmagóricos y variopintos, temas invitan a pasear observando precipicios y desafiando al vacío. Vuelven a capturar una era y nos la vuelven a brindar. No hay puntos débiles en Directions to See a Ghost, que se revela jodidamente seductor y cautivador. Tal y como ocurría con Passover, se trata de un Lp agradecido con las escuchas, para nada algo pasajero e inmediato, sus texturas te darán más amor cuanta más dedicación y entrega les otorgues.

«Deer-Ree-Shee» no es de este mundo, o al menos de está dimensión temporal. Igual ocurre con la extensa y alucinante «Never/Ever«, contagiosos sitares y aromas de otros lugares reales o soñados, sónicas persecuciones, vibrantes gozadas en definitiva. «You in Colour» o «Doves» son otras de mis joyas predilectas del fantasma al que nos quieren enviar los tejanos. Para dar carpetazo final, 17 alucinógenos minutos de «Snake in the Grass«. Sin miedo a larguísimos pasajes tan flipados como flipantes. Un disco tan bello como la nostalgia que encierra. Tan demoledor como la desolación que transmite.

Ante el arte del disco, portada, libreto, la misma cajita, de nuevo, me quito mi chistera imaginaria, saco un conejo y bailamos ambos de alegría algún temita del Nuggets donde una canción de los Black Angels no desentonaría para nada, ahí queda eso.

Aquí «Deer-Ree-Shee».

En mayo de 2008 fueron a Paris a presentar su segundo trabajo, fue en la íntima Maroquinerie a unos 10 minutitos andando de donde descansa Jim Morrison y tuve la fortuna, de nuevo, de poder asistir. Conciertazo que por cierto puede encontrarse en su totalidad aquí (y siguientes) y donde apuntalaron todo lo bueno que se les adivinaba. Tras tremenda demostración y puesta al día de los sentimientos y sensaciones más 60s y flipadas que se puedan encontrar en los primeros 2000s me hice con con 2 copias de este Directions una de ellas comprada con toda la intención de regalar al ya mentado Zorro de la Dehesa.

The Black Angels – Phosphene Dream (2010, Blue Horizon)

Phosphene Dream supuso su tercer largo discográfico, otro nuevo compendio de canciones para disfrutar en cualquier estado (California, Washington, Texas…) que si bien no hace más que engordar un repertorio cada vez más extenso y bien nutrido destaca por su inmediatez y duración, apenas 14 minutos más largo que el EP Black Angels Exit que también saldría en la época de Directions to See a Ghost. Manteniendo sonoridades, referencias y actitud, bueno eso lo llevan ya en la sangre. Quizás no llegue a la altura de Passover o Directions donde todo encaja y funciona la mar de bien pero con un puñado de temitas tan cucos y disfrutables como «Bad Vibrations«, «River of Blood«, «Yellow Elevator #2» o «The Sniper» el nivel sigue siendo de categría. Lanzaron clips para «Telephone» o «Entrance Song«.

Aquí «Bad Vibrations«:

Al sueño de fosfeno le acompañó una pesadilla de fosgeno, Phosgene Nightmare (2011, Blue Horizon). Otro EP, en esta ocasión compuesto por 6 temas, incluyendo una versión diferente de «Entrance Song» que volverá a hacer las delicias de todo aquel que desee empaparse de sensaciones 60s. Quien piense que se trata de un puñado de caras B de Phosphene Dream pues estará en lo cierto pero tras darle unos cuantos orejazos y se deje cautivar acabará entrando en un trance de placer y sensaciones como suele ocurrir con estos chicos.

Chicos que además de contar con una discografía jodidamente redonda hoy por hoy o de haber sido banda de acompañamiento de nada más ni nada menos que todo un Roky Erickson, paisano, influencia, héroe y leyenda, sienten tanta devoción por la música que tanto aman que se curran un festival en su Austin natal. El Austin Psych Fest, en la pasada edición entre los nombres que daban forma al cartel estaban: Brian Jonestown Massacre, Black Lips, Olivia Tremor Control, Thee Oh Sees, Dead Meadow, Meat Puppets, Wooden Shjips entre muchos otros y claro, por supuesto los propios Black Angels. Marcadísima personalidad y carácter el de este festival que cumplirá con su próxima entrega, prevista para abril de 2013, 6 ediciones y  que es sin duda una celebración por todo lo alto de esos sonidos tan espaciales como mágicos que tanto gustan al combinado de Austin. Algún día, quizás, nos pasaremos por allí, el sol brillará, la psicodelia nos embargará y arropará, las guitarras sonaran juguetonas, oscuras, afiladas y todo será fabuloso.

Lo último que supimos de esta buena gente fue el anuncio de un inminente single el pasado mes con dos nuevos temas: «Watch Out Boy» y «I’d Rather Be Lonely«. Nos tememos, esperamos y deseamos fervientemente que tengan nuevo disco a la vuelta de la esquina y nos de una nueva dosis de esperanza y sobre todo mogollón de horas de diversión y disfrute. Con Black Angels el viaje siempre es sensacional, así que date una vueltecita con ellos y desconecta del plano cognitivo habitual que con la que está cayendo bien te lo mereces.

Med Vega.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!