Atoms for Peace es el nombre del curioso combo que forman el siempre inquieto Thom Yorke (Radiohead) junto a su inseparable Nigel Godrich, el Red Hot Chili Peppers, Flea y los respetados músicos de sesión Joey Waronker (Beck, R.E.M., Elliott Smith…) y el brasileño Mauro Refusco (David Byrne, Brian Eno, los propios Red Hot Chili Peppers…). Allá por 2009/2010 el grupo dio una serie de conciertos por Estados Unidos donde interpretaban íntegramente The Eraser, el primer disco en solitario de Yorke, además de algunas rarezas de su banda madre. Poco a poco y unidos por su pasión conjunta por el Afrobeat y la obra del imperdible Fela Kuti fueron estrechando lazos y de la unión de sus talentos improvisando en el estudio acabaría germinando este Amok.

Emparentado en sonoridad y espíritu con The Eraser, Amok es algo más que el sucesor  del primer trabajo de Yorke aunque fácilmente podría pasar como tal y pese a las múltiples similitudes que comparten uno y otro. Frías atmósferas que envuelven densas capas de sonidos, obsesivas  percusiones que incluso se vuelven irritantes, electrónica de la que tanto les gusta a Yorke y Godrich y en definitiva canciones donde siempre parece primar el ritmo por encima de todo. El toque de Flea al bajo, cuando no se ve eclipsado por las mencionadas percusiones, le resta cierto hermetismo al álbum, otorgándole cierta naturalidad que lo hace mucho más orgánico y vivo que The Eraser. Que si bien jugaba y planteaba otras cosas, igualmente interesantes, no era en conjunto tan colorido, humano y rico como el disco que nos ocupa.

A Amok le dan cuerpo nueve temas bastante uniformes impregnados de la personalidad de Godrich y Yorke principalmente, siendo lo más destacable del conjunto esa colisión de suaves y angulosas guitarras con los ondulantes ritmos que conforman la columna vertebral del álbum. ¿Genialidades? Para quién las quiera ver. Para un servidor, se trata de un llamativo, pasajero y dulce trayecto que va desde sensaciones de lo más agradable, especialmente las que transmiten «Before Your Very Eyes…» y «Stuck Together in Pieces» a otras más enervantes e incluso insípidas. Un viaje que vuelve a dejar claro por dónde se mueven las inquietudes musicales y artísticas del vocalista de Radiohead. Pop-Rock minimalista bañado en capas de sonido, electrónica y una mayor querencia por el ritmo que por cualquier otra cosa, algún que otro intrincado cambio y donde la aleación entre instrumentos y ordenadores es tan fluída que no hay manera de diferenciarlos y por supuesto esas hipnóticas atmósferas que tan bien se le dan tejer al nervioso Yorke. Atmósferas claustrofóbicas, sombrías, gélidas y que casan perfectamente con las voces de Thom, en ocasiones verdaderamente fantasmales, a veces puramente etéreas, pero siempre aportando profundidad al conjunto.

No deberían de dejar ni Amok ni Atoms for Peace ese sabor de «Súper-Grupo» que genera unas expectativas exageradas que no logra colmar. Hay que tener en cuenta que la banda surge como soporte en vivo para las canciones de The Eraser, de manera que Yorke se convierte en la pieza clave sobre lo que orbita todo. Veremos a ver por dónde tiran y cómo progresan, siempre que lo permitan las bandas principales, mientras el debut de estos Átomos por la Paz es un ejercicio que roza el notable y que en directo, seguro, gana muchísimos enteros.

Ingenue – O como Thom Yorke sigue empeñado en abarrotar Internet de gifs suyos bailando.

Texto por mED Vega.

Ilustración por Cristina Carmona¡Pincha en su nombre y verás más ilustraciones de nuestra colaboradora!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!