No hay nada como ser adolescente y estar enamorado. Con 15 años uno siente que todo puede pasar, que el mundo es un lugar maravilloso y que la raza humana todavía está a tiempo de salvarse de un terrible final, que siempre es primavera y que una fina brisa despeina ligeramente nuestro lacio flequillo.

Ay, el primer amor… La juventud provee al ser púber de un superávit tal de hormonas que casi se podría vislumbrar un halo de romanticismo perfilando cada una de esas figuras que retozan en los parques de nuestras ciudades.

Para enmarcar esa época vital tan sobreexcitada y rica en estampas bucólicas, yo suelo hacer las veces de pinchadiscos imaginario y así, según lo requieran, el romance, el desamor, el primer beso, etc, van de la mano de las mejores melodías de mi género favorito: el Power-pop. Lo es por aunar las mejores armonías del pop, sublimadas en estribillos de melodías letales, y el músculo guitarrero (telecaster, rickenbaker) por no hablar la cohesión de esas poderosas secciones rítmicas.

En un gesto de onanismo musical y al hilo de una coartada tan sugestiva como atemporal, me dispuse a grabarme una cinta recopilatoria al más puro estilo XXI century, esto es: me hice una lista de reproducción. Un delicioso top: 20 Hits de Power-pop.

20Tonight is gonna be better – Javier Escovedo, con el que ya hemos hablado en esta casa, es uno de los más hábiles creadores de pop de factura clásica que existen en la actualidad. Parte importante de los impolutos True Believers junto a su hermano Alejandro o en los enérgicos Zeros, sigue facturando maravillas imperecederas como este himno vitalista con el que entregarse a la noche como si no hubiera mañana.


19Everything You Do– Recientemente hemos conocido su celebradísima y, por otra parte, totalmente lógica asociación con el Big Star Jody Stephens en forma de dúo en Those Pretty Wrongs, proyecto que no hace sino ratificar al bueno de Luther Russell como lo que es: una de las grandes esperanzas blancas en esto del pop preciosista. The Invisible Audience (2011, Grabaciones de Impacto) fue y sigue siendo su cima artística. Un artefacto nada complaciente del que siempre se extraen pequeños descubrimientos y conclusiones positivas. “Everything You Do”, no obstante, es su canción más certera.

18My Mind – en la intrahistoria de Ardent, Big Star y la microescena rocanrolera de Memphis, merecen un capítulo propio los Scruffs, como ya explicara el Zorro de la Dehesa en esta tu casa. Su perfecta aleación de vigoroso glam y el ímpetu de unas melodías radiantes convierten a Meet the Scruffs en un refrescante y gaseoso trago con que saciar la sed del melómano enamoradizo.

17I Will Dare – Sin ser una banda eminentemente power-pop nadie discutirá la importancia capital de Replacements (junto a Hüsker Du y Dinosaur Jr.) en el underground americano. Pues su discografía acabaría abarcando gran parte del espectro de los sonidos que confluyeron en los 90 (hardcore, grunge, alt-country, indie-rock… ) y bandas como Nirvana, Pixies, Wilco fueron alumnos aventajados y reconocidos deudores de contenidos como los de Let it Be (1984, Twin/Tone). “I Will Dare” (con Peter Buck de REM a la guitarra y el destartalado anti-rockstar Westerberg a la mandolina) forma parte del repertorio más luminoso de los de Minneapolis.

<

16Rebel Kind – Tras unos orígenes en la escena punk de la costa oeste, Alejandro Escovedo encontraría en Austin el lugar ideal donde dar forma a su nuevo proyecto, unos True Believers que, rápidamente adquieren notoriedad tras telonear con gran solvencia a ilustres como Los Lobos o Green on Red. Con el tiempo acabaran diluyéndose como una aspirina pero dejando en Hard Road (1994, Rykkodisc) el testamento definitivo de su impecable forma de entender el rocanrol.

15Another Girl, Another PlanetThe Only Ones es uno de esos ejemplos de banda que se conoce más de leídas que por haber escuchado realmente, a excepción claro está, de “Another Girl, Another Planet“. Canción esta que justifica la existencia de los londinenses, y que concentra toda su esencia en 3 minutos impepinables sublimados por unos versos de prístino amor adolescente y rebeldía juvenil “Creo que estoy en otro mundo contigo / Estoy en otro planeta contigo”. Para enamorarse.

14I’ll do it anyway – Los Lemonheads no superarían aquel Come on Feel The Lemonheads (1993, Atlantic), cima de una carrera que no despegaría hasta hacer suyo el “Mrs. Robinson” de Simon & Garfunkel en clave de luminoso punk. Tras él, este inmediato bombazo llamado “I’ll do it anyway” (con Belinda Carlisle a los coros) fue asimilado por los colmillos de la MTV con la misma rapidez con que los de Boston quemaron sus réditos. Por sobrevivir a los tormentosos 90, Evan Dando y esta maravillosa canción, pueden darse con un canto en los dientes.

13Where I find my Heaven – Los neoyorkinos Gigolo Aunts tendrían en España uno de los bastiones donde se sustentó su (relativo) éxito. Aterrizaron aquí en 1990 vía Munster Rds. con un split homenaje a Chris Bell cerceñado a pachas con The Posies. El romance se prolongó con un álbum excepcional (Flippin Out, 1994) y finalmente regalarían una versión de “La Chica de Ayer” de los Nacha Pop (“The Girl From Yesterday”) con que certificaron su amor por nuestro país. Amor que es mutuo y que, todavía hoy (esos casetes en casa de nuestra madre), con “Where I Find my Heaven” sigue erizándonos el vello.

12Girlfriend – Hay expresiones artísticas descomunales que nacen de la rabia incontenida y el dolor más profundo. El divorcio en 1991 de Matthew Sweet desembocó, por suerte para nosotros, en una de las cumbres de los 90. Y es que, para los amantes de las guitarras, un disco que venga flanqueado por las manos de Robert Quine y Richard Lloyd, es todo un banquete para los sentidos. La clase que derrocha el de Georgia a lo largo de esta vasta manifestación vital es una lección magistral para todo aquel que ose colgarse una guitarra al cuello. Escuchen: 

11Mess Around – Los hermanos McDonald han ido siempre a su puta bola. Desde unos orígenes muy tempranos (con 11 y 15 años arrancaron los jodidos) demostraron que lo suyo era el espectáculo. Vestidos de mujer, sus vehementes e incendiarios conciertos eran de obligada asistencia entre la chavalada angelina de la época. El musculoso Show World (1997), pese a no superar los hitos de Phaseshifter (1993) y Third Eye (1990, con cameo incluido de Sofía Coppola luciendo pechitos en portada), contiene algunos de los mejores números powerpop de su carrera.

Próximamente la segunda parte.

Texto e ilustración de Matthew Sweet por Barce.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!